Skip to content

San Francisco se convierte en la primera ciudad en prohibir la venta de botellas de plástico

Esta ciudad estadounidense da un paso más a favor en la lucha contra los plásticos. 

Las estadísticas dicen que anualmente, tiramos suficiente plástico para rodear el mundo 4 veces. Además, se ha demostrado que el 50% del plástico se tira después del primer uso.

Los estudios más recientes sugieren que el consumo de agua y alimentos en botellas y envases de plástico es extremadamente perjudicial para la salud, ya que el plástico contiene varios químicos dañinos que se extraen del agua o los alimentos y, por lo tanto, se introducen en el cuerpo humano.

Uno de los compuestos más dañinos en el plástico es el bisfenol A o BPA. Se ha encontrado que la exposición a esta toxina durante el embarazo conduce a un bajo peso al nacer en niños recién nacidos.






Este producto químico se ha utilizado inicialmente en el proceso de fabricación de plásticos cotidianos como cascos, recipientes para alimentos, gafas, recibos de papel y el recubrimiento de latas metálicas y latas para alimentos. Debido a todo esto, al parecer, todas las personas lo contienen en algún nivel en la sangre.

Además, se ha demostrado que esta sustancia tiene efectos desastrosos en el sistema endocrino, a través de la glándula tiroides. Además, también conduce a la obesidad y afecta el comportamiento y el desarrollo del cerebro en los niños.

A pesar de estos efectos, el uso de botellas de plástico daña gravemente el medio ambiente, y se ha demostrado que esta contaminación causa directamente varios otros efectos en la salud.






Debido a todo esto, la ciudad de San Francisco comenzó una revolución y se convirtió en la primera ciudad en prohibir la venta de botellas plásticas de agua. Este es el inicio de un movimiento global que reducirá la cantidad de residuos que se arrojan anualmente, debido a la industria de botellas de plástico de mil millones de dólares.

Esta propuesta fue fuertemente apoyada por la campaña Think Outside the Bottle, que fomenta las restricciones de los productos dañinos para el planeta.

Las multas por violar esta prohibición pueden ascender a $ 1,000 dólares. Por lo tanto, esto definitivamente lo estimulará a comprar una botella de vidrio reutilizable o algún recipiente que se pueda reutilizar.

Joshua Arce, presidente de la Comisión de Medio Ambiente, declaró que esta prohibición es “otro paso adelante en nuestro objetivo de cero residuos. Tuvimos grandes eventos públicos durante décadas sin plástico y nos irá bien sin ellos”.






Anteriormente, San Francisco prohibió las bolsas de plástico y los contenedores de espuma plástica, por lo que este no es el primer intento de reducir la contaminación del plástico. Para 2020, planean eliminar todos los desechos que van al relleno sanitario, y en la actualidad, la tasa de desvío se mantiene en 80%.

La contaminación plástica debe reducirse a cualquier costo, por lo que los movimientos de esta por parte de la ciudad de San Francisco pueden convencernos de que abandonemos plásticos y ser más conscientes de la necesidad de proteger nuestro medio ambiente.



San Francisco se convierte en la primera ciudad en prohibir la venta de botellas de plástico
¡Calificanos!

Comments

comments