Skip to content

Ataúdes vivos, una alternativa amigable con el medio ambiente

El primer ataúd del mundo “creado por la naturaleza”

Loop es una empresa ubicada en Delft, Países Bajos dirigido por Bob Hendrikx que se dedica a crear ataúdes amigables con el medio ambiente y que se desintegran en un corto periodo de tiempo. 

Los ataúdes tienen un diseño especial ya que están compuestos con aserrín, fibra de hongo (micelio), musgo, microorganismos vivos y raíces de plantas que permiten una mayor aceleración en la descomposición de los cuerpos.  

 





 

El micelio cumple una función fundamental para el proceso de descomposición, ya que es conocido como el mayor reciclador para transformar los contaminantes y la materia orgánica  en nutrientes.

Estos “ataúdes vivos” tienen propiedades muy interesantes porque permiten que los cuerpos se descompongan en un periodo de 2-3 años en comparación con los métodos de entierro en ataúdes convencionales que pueden durar más de 12 años para descomponerse en su totalidad. 





 

De esta manera, el compostaje de los cuerpos humanos es mucho más rápido y permite beneficiar el ambiente mejorando la calidad de los nutrientes que van a la tierra.

En una entrevista para Bored Panda, Hendrikx contó sobre la incógnita que lo llevó a pensar en esta idea y dijo que “Normalmente, lo que nosotros hacemos como humanos es tomar algo de la naturaleza, lo matamos y lo usamos. Entonces, pensé: ¿Qué tal si los humanos dejamos de trabajar con materiales muertos y empezamos a trabajar con materiales vivos?”

El proyecto de Hendrikx ha tenido buena aceptación en Holanda al trabajar en conjunto con corporativos funerarios, con quienes ha analizado la composición de los ataúdes ecológicos y su periodo de desintegración, el cual se estableció entre 30 a 45 días. 

 





 

Actualmente, Loop busca escalar el proyecto a nivel nacional colaborando con las autoridades de Países Bajos, para estudiar todas las ventajas que el uso comercial de estos ataúdes presentaría como un método para mejorar las áreas contaminadas. 

Otro aspecto positivo de esta empresa, es que es una alternativa para prevenir que los cementerios colapsen su capacidad, ya que la misma tumba estaría disponible para otro miembro de la familia en un tiempo más corto. 

Esta iniciativa puede convertirse en una gran opción para que el último espacio que ocupamos en la tierra, tenga un impacto significativamente más positivo.