Skip to content

Joven crea pañales ecológicos hechos de algas que al terminar su función se biodegradan

Cuenta con un diseño innovador que está revolucionando el mercado de los pañales desechables y de tela.

Después de que Luisa Kahfeldt aprendió que solamente en la Unión Europea se tiran a la basura más de 17 millones de pañales desechables cada día, decidió desarrollar una alternativa de pañales sustentable creando su propia marca de pañales biodegradables llamada Sumo.






Luisa diseñó los pañales utilizando una tela que denominó SeaCell que está compuesta de algas marinas y eucalipto, obteniendo una alternativa que además de ayudar al medio ambiente, también tiene características no alergénicas, que son muy suaves para la piel de los bebés, ofreciendo gran comodidad para el uso diario, con un tejido antibacteriano y rico en antioxidantes.

De esta manera, los pañales Sumo se han posicionado como una gran opción con mayores ventajas a los pañales descartables que tardan aproximadamente 500 años en descomponerse e incluso a los textiles que se utilizan en la mayoría de los pañales de tela, ya que Luisa creó un diseño monomaterial, facilitando el reciclaje, sin necesidad de desmontar sus componentes.






Gracias al magnífico diseño y avances de los pañales de Sumo en comparación con los de tela estándar, Luisa ha recibido varios reconocimientos, incluido el prestigioso premio Dyson, ya que el diseño de SeaCell impresionó a todos por su composición de tres capas que incluye una capa interna suave y absorbente, un núcleo aún más absorbente y finalmente una capa externa impermeable que evita que se filtren los líquidos, debido a la tecnología EcoRepel que logra impermeabilizar los tejidos sin afectar la biodegradabilidad o reciclabilidad y también los pañales de Sumo son muy resistentes a la abrasión y al lavado repetido a máquinas. 

Por otra parte, Luisa logró diseñar los pañales sin ningún tipo de bandas elásticas sintéticas, para que sea 100% reciclable, a través de un método de tejido con hilos naturales llamado ‘estiramiento natural’ que permite tener hasta un 20% de elasticidad.





 


De esta manera, los diseños de los pañales biodegradables de Luisa se han convertido en un referente para el mundo y espera que otras personas se inspiren en esta y otras alternativas sustentables para tener un mundo mejor para todos. En una entrevista mencionó al respecto: “estoy muy entusiasmada con la innovación de materiales que resultará de las materias primas renovables fácilmente disponibles como algas y la oportunidad de usarlos en diseños futuros”.

Sin duda un importante aporte y una magnífica idea para ofrecer alternativas sustentables.