Skip to content

Mujer recicla y convierte el plástico en ladrillos para construcción

Una gran alternativa para reutilizar el plástico.

Nzambi Matee es una joven de 29 años originaria de Nairobi, Kenia quien en el 2018 inició una empresa llamada Gjenge Markers para crear ladrillos a base de plástico reciclado, con el objetivo de ayudar a mitigar los problemas medioambientales causados por los desechos de este material.






En una entrevista con el medio World Architecture, Nzambi manifestó que “los desechos plásticos no son solo un problema de Kenia, sino que son un problema mundial. Aquí, en Nairobi, generamos alrededor de 500 toneladas métricas de desechos plásticos todos los días y solo una fracción de eso se recicla”.

Ante esta realidad, Nzambi, quien es ingeniera y tiene estudios en bioquímica, decidió utilizar sus conocimientos para crear ladrillos livianos y a bajo costo mezclando plástico reciclado y arena, para crear materiales de construcción para casas, escuelas o calles, que son más fuertes que el concreto y así poder ofrecer una alternativa más sustentable en Kenia y en otros países africanos.






Adicionalmente, Nzambi explicó que su empresa colecta los desperdicios plásticos de diversas fábricas de envases o compra plástico de otros recicladores y después los llevan a las instalaciones de Gjenge Markers para iniciar un proceso con tres máquinas que mezcla el plástico con arena a temperaturas muy altas y luego lo comprime con una prensa.

La joven agregó que “El plástico es de naturaleza fibrosa, por lo tanto, el ladrillo termina teniendo una resistencia a la comprensión más fuerte. Ahora tenemos la capacidad de producir entre 1.000 y 15.000 ladrillos al día. Hasta ahora hemos reciclado 20 toneladas métricas y estamos buscando llevar ese valor a 50 para fines del próximo año financiero”.






Por otra parte, la joven empresaria manifestó que sus pavimentadoras tienen todas las certificaciones por la Oficina de Normas de Kenia y explicó que tienen un punto de fusión superior a 350°C y además sus ladrillos de plástico reciclado son más resistentes que los de hormigón.

Gracias a su iniciativa, Nzambi fue nombrada ‘Joven Campeona de la Tierra 2020’, en el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y recibió un apoyo económico para poder crecer su empresa.