Skip to content

Niño de 10 años hornea pasteles para pagar cirugía reconstructiva. Sueña con ser cocinero

Hace cuatro años sufrió un accidente que le dejó el 25% de su cuerpo quemado y ahora necesita realizarse cirugías reconstructivas en su cara y cuello. 

El protagonista de esta historia es Joaquín Nahuel un niño de 10 años originario de Argentina, quien es un gran aficionado a la pastelería y utiliza su pasión por la cocina para recaudar fondos para poder realizarse una cirugía reconstructiva, ya que hace cuatro años atrás sufrió un accidente en el que el 25% de su cuerpo terminó quemado.

Según relató Raquel Escobar, la mamá del niño, Joaquín empezó a incursionar en la cocina luego de que su abuelito le enseñara a preparar bizcochuelos que constantemente preparaban en familia y comían a la hora del mate. Sin embargo, con el tiempo Joaquín mostró más interés por los pasteles y aprendió varias técnicas siguiendo tutoriales de cocina en YouTube.





 

“El arrancó a los seis años cuando mi papá le dijo de hacer bizcochuelos para el té. Le hinchaba para hacerlas, pero en ese momento no las hacían con relleno. Después él empezó solo a hacerlas con relleno y luego vino el decorado de las tortas y así comenzó el interés. Pero eso lo hacía solo”, relató Raquel.

De esta manera, Joaquín empezó a hacer sus primeros pasteles y aunque los primeros los decoraba solo con confites, eventualmente empezó a hacer diseños más complejos y desde entonces su técnica ha mejorado con el tiempo. Además, gracias a su increíble profesionalismo para un pequeño de 10 años, sus pasteles son cada vez mejores y ha aprovechado su talento para recaudar fondos para sus cirugías.

Al respecto, Raquel explicó que han organizado varias rifas para las cirugías pero también colaboran donando fondos a comedores y merenderos. “Hace cuatro meses empezamos a juntar plata para una operación con un sorteo de una torta. Y al tercer sorteo él empezó a sacar tortas bien hechas, con tremenda decoración”, relata.





 

Por su parte, Joaquín explicó que la recaudación de fondos es para poder pagar sus operaciones puesto que hace cuatro años atrás estaba con su hermano jugando con una botella de alcohol pero lamentablemente la rociaron sobre unas brasas aún encendidas y como resultado se quemó el 25% de su cuerpo y tuvo que pasar internado en el hospital durante un mes para poder empezar su recuperación. Sin embargo, los médicos les informaron que en el futuro iba a necesitar más cirugías en su cuello y cara.

“Necesita cuatro expansores cutáneos para una reconstrucción facial que cuestan 500 dólares cada uno y son únicamente para la cara. Esa es la primera que le van a hacer y si sale todo bien siguen con el cuerpo. Pero todo depende de su crecimiento, a medida que vaya creciendo y se vea el movimiento de su cabeza se va a realizar”, precisó la mamá.





 

Adicionalmente, Joaquín decidió abrir una página de Facebook llamada ‘Delicias JN‘ para poder recibir pedidos de pasteles y así continuar reuniendo dinero para sus cirugías, y de esta manera también puede seguir mejorando sus técnicas ya que anhela convertirse en un gran pastelero en el futuro. 

Por otro lado, Joaquín cumplió uno de sus más grandes sueños al visitar el estadio del equipo argentino Boca Junior, el club de sus amores, y sorprendió a los jugadores con sus maravillosos pasteles.