Skip to content

Abuelita recibe serenata por primera vez en su vida y su reacción es realmente adorable

Después de 80 año recibe su primera serenata 

Todos sabemos que el mes de febrero es el mes del amor, todas las personas con pareja o que pretenden a alguien están buscando el mejor detalle para expresar su amor. Es común creer que todos en algún punto de la vida han recibido detalles como rosas, chocolates o incluso serenatas. Sin embargo, la realidad es que muchos no han disfrutado de estos pequeños detalles.

Tal es el caso de esta abuelita, quien nunca había recibido una serenata. Afortunadamente el universo se alineó y la hizo coincidir con el artista callejero Juvan. El cantante tapatío de 21 años, se encontraba por la zona sorprendiendo a personas con una serenata para celebrar el día del amor y la amistad pero todo cambió cuando se topó con doña Estela quien le platicó que nunca nadie le había llevado serenata.

Juvan quedó tan conmovido por doña Estela que realmente le cantó desde el alma. En una entrevista para Nation comentó: ‘’Realmente quería darle una serenata bonita, llena de amor. Muchas veces damos por hecho que las personas ya han experimentado detalles como estos, sin embargo hoy me di cuenta de que no es así. Me siento realmente privilegiado de haberle cumplido este bonito detalle’’.




 

El cantante además agregó: ‘’No es realmente necesario que sea un día especial para sorprender a la persona que amas, a veces dejamos de hacer cosas por esperar el momento correcto y en la espera podemos perdernos de muchas cosas increíbles. Yo le recomiendo a la gente que den detalles siempre, porque cuando estás con la persona que amas todos los días son especiales y cualquier momento es el correcto’’.

Mira a continuación el vídeo en el que Juvan y Estela se encuentran:

Si disfrutaste de este bonito vídeo y te gustó la hermosa voz de Juvan, también puedes seguirlo en sus redes sociales como Facebook, Instagram y Spotify donde encontrarás más de sus canciones.

Sin lugar a dudas esto es una lección de que nunca es muy temprano ni muy tarde para consentir a los que amamos.