Skip to content

Adoptó una bebé abandonada hace 25 años y al crecer, ella le agradeció con una casa

En una época donde miles de bebés niñas eran abandonadas, esta mujer la salvó y le dio la mejor vida que pudo.

En 1993 una mujer china llamada Wu de la localidad de Anquing, al este del país asiático, estaba buscando entre la basura cuando repentinamente observó a una bebé que había sido abandonada a su suerte y ante la situación, no dudó en rescatarla y junto a su esposo decidieron adoptarla.

 





 

Este suceso fue como un regalo de cielo para la pareja, puesto que nunca habían podido tener hijos antes y aunque tenían recursos económicos muy limitados, hicieron todo lo posible para poder cuidar y alimentar a la bebé para que pueda salvarse. 

Por fortuna, los esfuerzos de la pareja rindieron frutos y aunque seguían teniendo dificultades económicas, la bebé logró crecer muy bien con los cuidados y el amor de su nueva familia, hasta que lamentablemente cuando la niña cumplió 4 años se enfrentaron a un momento muy doloroso ya que el esposo de Wu falleció.

A pesar de la tristeza, Wu continuó esforzándose día tras día y trabajaba arduamente en un mercado vendiendo verduras para asegurarse que a su hija no le falte comida ni educación. 





 

De esta manera, Wu y su hija salieron adelante y cuando la chica cumplió 25 años, decidió independizarse y se mudó a otra ciudad. Luego de un tiempo, la joven formó su propia familia con su esposo y con mucho esfuerzo ahorró dinero para poder comprar una casa de dos pisos para regalarsela a su mamá, como una forma de mostrar su gratitud por todos sus cuidados y la incansable dedicación que tuvo para criarla. 

En una entrevista con el medio Tribun Timur, la joven comentó que decidió regalarle una casa a su mamá porque la anterior no estaba en buenas condiciones y ahora puede tener más comodidades en su nuevo hogar. Además, la joven mencionó que su mamá sigue siendo muy trabajadora y continúa yendo al bosque a cortar leña, tiene cultivos de verduras y cría pollos.






Por otra parte, en una entrevista con Gatsuur, la joven comentó que está muy agradecida con su mamá ya que: “cuando era niña, mi mamá me cuidó muy bien y ahora es el momento de cuidarla bien. Este es mi deber de niña”. Adicionalmente, la joven relató que aunque en la actualidad no viven en la misma ciudad, ella sigue siendo muy unida con su mamá y la visita con frecuencia para hacerle compañía.