Skip to content

Atleta completa lesionado los 50 km de marcha en Tokio 2020 y da un increíble ejemplo de perseverancia

Dejó el corazón en cada kilómetro y cruzó la meta a pesar de su lesión.

Claudio Villanueva es un atleta de 33 años originario de Ecuador, quien dio un magnífico ejemplo de resiliencia en la competencia masculina de los 50 km marcha de Tokio 2020, al completar la carrera a pesar de una lesión que afectó su rendimiento generando dolor en cada paso que daba. 






El ecuatoriano fue el último en cruzar la meta en el puesto 47, en una dura competencia en las calles de Sapporo, donde la temperatura oscilaba en 31°C y la sensación térmica era de 37°C. En el encuentro, el marchista polaco Dawid Tomala se coronó campeón con la medalla de oro con un tiempo de 3:50:08, mientras que el atleta de Ecuador llegó en 4:53:09, es decir una hora después del ganador.

Claudio, quien había ganado los Juegos Panamericanos en Lima 2019, había sellado su pase a los Juegos Olímpicos de Tokio en febrero del 2021, tras ganar la medalla de oro en los 50 km marcha del Campeonato de España celebrado en la ciudad de Sevilla, con una marca de 3:47:56, pero desafortunadamente, en abril tuvo una fuerte lesión por una rotura en el isquiotibial y también tenía bursitis y tendinitis en sus dos rodillas. 






De esta manera, el marchista ecuatoriano intentó recuperarse a tiempo para la competencia de los Juegos Olímpicos pero lamentablemente se volvió a lesionar y tuvo que realizar la carrera de los 50 km marcha de Tokio 2020 sin contar con toda su capacidad y prácticamente con la fuerza de una sola pierna.

Aunque el ecuatoriano sintió las molestias de su lesión desde el inicio de la competencia, decidió avanzar sobre el asfalto y no se rindió hasta completar la carrera, donde otros siete marchistas no resistieron y se retiraron de la competencia por las duras condiciones.

Adolorido y casi cojo, el deportista ecuatoriano cruzó la meta y entre lágrimas agradeció apuntando al cielo en honor a su entrenador Luis Chocho, quien falleció en febrero del 2021 tras perder la batalla contra el COVID-19. Al respecto, el atleta mencionó que “soñaba con una medalla y darle un homenaje a Luchito” y aunque su lesión le impidió quedar entre los primeros dijo que no claudicó porque “mi entrenador, Luis Chocho, me enseñó que nunca hay que rendirse”.






De esta manera, el ecuatoriano completó la prueba de los 50 kilómetros marcha, entre los aplausos de los asistentes y la admiración de los televidentes que observaron su voluntad inquebrantable terminando la competencia a pesar de su lesión, honrando a su entrenador y pensando en toda su trayectoria que lo llevó hasta ese momento, desde que vendía frutas en el mercado, en su trabajo como taxista informal para sustentar a su familia, en los cuidados de su hijo quien nació con parálisis cerebral y en su lucha por encontrar a su padre desaparecido.

Sin duda un grandioso ejemplo de lucha y perseverancia.