Skip to content

Comerciante regala útiles escolares a un niño que le pidió ayuda para poder estudiar

Un cliente presenció el hecho y lo compartió en redes sociales.

El protagonista de esta historia es Mauricio Casado, un hombre de 48 años originario de la provincia de Mendoza al oeste de Argentina, cuya noble acción de regalar útiles escolares a un niño se volvió viral conmoviendo a miles de internautas, gracias a que un cliente presenció el hecho y decidió compartirlo en redes sociales.






Todo comenzó cuando un pequeño se acercó a la Librería Dino en el centro de San Rafael en Mendoza y solicitó ayuda al dueño, tal como lo mencionó Mauricio en una entrevista con el medio Infobae: “El nene entró y preguntó muy respetuoso si teníamos algunos útiles porque no tenía plata para comprarlos para usar en la escuela; le pregunté qué le hacía falta y lo único que pidió fueron cuadernos y colores. Y le agregamos un lápiz, una lapicera, una goma, un sacapuntas, una regla, una cartuchera, y unas cosas más. Puse todo en una bolsita y se la di. Se fue muy contento, agradeció antes de salir y se fue”.

Mientras todo esto pasaba, en la librería se encontraba un cliente que se sorprendió por lo que vió y después de felicitar al hombre, decidió compartir la historia en una publicación en su cuenta de Facebook, que decía: “Hechos que trascienden. Por casualidad del tiempo presencié esta mañana un hecho que alienta a seguir empujando para el lado correcto. El dueño de la librería Dino (tercera cuadra de Libertador) dejó entrar en su local a un niño que no pedía plata, ni comida… entró a pedir útiles para poder ir a la escuela (literales palabras del niño de no más de 8 años) a lo que el señor dueño del local salió proyectado camino a las estanterías al son de la pregunta ‘¿Qué más necesitás?’ Tuve que expresarle mi admiración y recomiendo el lugar donde seguro habrán pasado más hechos como este, sólo que esta vez yo lo presencié”.






La publicación del hombre se viralizó rápidamente y al poco tiempo alcanzó más de 11.000 reacciones, fue compartido por 55.000 personas y recibió miles de mensajes que aplaudían la noble acción de Mauricio, ya que muchas personas de Mendoza reconocían la Librería Dino e incluso algunos mencionaron que el papá de Mauricio, Dino Casado, quien ahora tiene 74 años, acostumbraba a ayudar a los niños de la misma forma y su hijo también lo realizaba con frecuencia. 

En la entrevista con el medio Infobae, Mauricio mencionó que su papá inició abriendo un kiosko en el año 1981 donde vendía diferentes tipos de mercadería y eventualmente abrió su librería y se convirtió en un hombre muy querido y respetado por los vecinos. “Desde que se conoció esto que pasó, mucha gente nos escribió y agradeció el gesto, pero incluso en los comentarios de las notas que publicaron los medios de Mendoza, hubo quienes contaron que gracias a que mi papá en su momento les regaló los útiles, ellos pudieron estudiar o ir a la escuela. Incluso una señora, en respuesta a un comentario que decía que esto lo hacemos por marketing, contó que cuando ella se quedó sin trabajo, mi papá le regaló por años los útiles para su hija. ¿Sabes qué emoción fue leer eso? Le hice una captura y se lo mostré a mi papá, que lloraba por esas palabras”.






Adicionalmente, Mauricio mencionó “Cuando yo era chico, veía a mi viejo regalarle útiles a los nenes que entraban preguntando si podía darles un lápiz y él les regalaba cuadernos, lapiceras y muchos otros útiles. Yo no lo entendía y pensaba ‘¿Por qué siempre regala las cosas?’, y de grande lo entendí”. El argentino agregó: “Mi papá con 74 años sigue viniendo a la librería. Antes de la pandemia lo hacía todos los días y era uno más; ahora aparece día por medio por unas horas o cuando necesita hacerlo. Aún veo como lo saludan con mucho afecto, todo el mundo lo conoce en la calle y a mí eso me pone muy feliz y me genera mucho orgullo”.

Finalmente, Mauricio mencionó en la entrevista que espera que “esto genere un efecto multiplicado y que haga pensar a mucha gente sobre la importancia de ayudar a los demás. No hace falta colaborar con plata, todos tenemos en casa ropa que no usamos y en buen estado que pueden donar a quienes necesitan, hay muchas personas que necesitan ayuda”.