Skip to content

Doctora por fin regresa a casa después de vivir en un camper por 1 año, lo hizo para proteger a su familia

Nunca se imaginó que pasaría tanto tiempo sin estar con su familia, pero afortunadamente pudo regresar con ellos.

La pandemia del COVID-19 ha generado un incremento significativo en la carga física y emocional para muchos  profesionales, en especial para el personal médico, que después de más de un año del inicio de los contagios masivos a nivel global, están exhaustos por las largas jornadas laborales con poco tiempo de descanso y por el estrés de presenciar en primera mano el deterioro de la salud e incluso la muerte, de millones de pacientes contagiados por esta enfermedad.

Ante esto, muchos profesionales han tenido que realizar cambios drásticos en sus vidas para salvaguardar la vida de sus familiares. Uno de estos casos, ocurrió con la doctora estadounidense Tiffany Osborn, quien en marzo del 2020 tomó la decisión de empezar a vivir en un camper para evitar poner en riesgo a su esposo y a sus dos hijos, puesto que ella trabaja en la Unidad de Cuidados Intensivos del Barnes-Jewish Hospital en la ciudad de St. Louis, atendiendo a pacientes contagiados de COVID-19.






La Dra. Osborn, que también es profesora de cirugía y medicina de emergencia en la Universidad de Washington, comentó en una entrevista con CNN que cuando se mudó al camper en marzo del 2020, jamás pensó que iba a pasar 1 año viviendo ahí. Y es que lamentable, Estados Unidos ha sido uno de los países más golpeados por esta enfermedad con más de 30 millones de casos confirmados y 549.000 muertes registradas hasta finales de marzo del 2021.

Sin embargo, la Dra. Osborn comentó que se mudó nuevamente con su familia tras pasar 1 año en el camper, al considerar que el riesgo había disminuido al ser vacunada, por ver una disminución en los casos de COVID-19 en su comunidad y por continuar utilizando equipo de protección personal en su trabajo. También explicó las medidas adicionales que toma: “Cuando llego a casa, todavía dejo mis zapatos en el garaje. Tengo un área donde me desnudo, me pongo una bata y me baño”. Agregó: “Sentimos que la combinación de la vacuna, además de seguir tomando precauciones, hacen que el riesgo para mi familia sea bajo”.





 

Adicionalmente, la Dra. Osborn mencionó que está muy agradecida de estar con su familia otra vez, ya que así como ella, muchos otros profesionales del personal médico que optaron por aislarse o enviaron a sus familias a vivir a otra parte, no regresaron. “Nos sentimos bendecidos de haber vuelto a casa con mi familia”. Puesto que “reconocemos el hecho de que muchas personas no lograron llegar a casa con los suyos”. 

Por otra parte, la Dra. Osborn resaltó haber sido afortunada porque su esposo y ella tenían dinero ahorrado que les sirvió para comprar el camper donde ella vivió durante ese tiempo separada de su familia. Y aunque tuvo algunas visitas de su esposo e hijos, después de hacerse pruebas de COVID-19 y tomar medidas de bioseguridad, comentó que fue muy difícil verlos desde lejos y vivir con la incertidumbre de no saber cuándo terminaría todo.





 

Finalmente, la Dra. Osborn mencionó su felicidad por regresar a su hogar, estar con su familia otra vez y agradeció el apoyo que recibió de su esposo quien fue su roca durante todo ese tiempo.