Skip to content

En estos pueblos, el correo llega mediante babushka

En estos pueblos, el correo llega mediante babushka-NATION

Esta abuelita camina durante kilómetros para llevar cartas y aunque no gana mucho ella lo disfruta.

Los caminos son largos y a menudo montañosos, pero Ekaterina Dzalaeva-Otaraeva, de 83 años, los recorre varios días a la semana. Como posposa de la remota aldea de Tsey, en el norte de Osetia, en Rusia, realiza un recorrido de 25 a 30 millas a pie en su ruta de entrega.

En estos pueblos, el correo llega mediante babushka-NATION





Dzalaeva-Otaraeva ha estado entregando correo durante 50 años. Ella se inspiró cuando era niña por el cartero local que traía noticias del frente durante la Segunda Guerra Mundial, le dice al medio de comunicación ruso Ruptly.





“Cuando era pequeña, un hombre mayor trabajaba como cartero. Y toda la gente lo estaba esperando. Fue durante la guerra. Y yo estaba entre los que corrieron hacia él”, dijo.

Dijo que esperaba poder llevar cartas a casa de su hermano para su familia porque sabía que eso los haría felices.

Ruptly dice que Dzalaeva-Otaraeva dejó la escuela para cortar el heno porque no había nadie más que pudiera hacerlo.

En estos pueblos, el correo llega mediante babushka-NATION





“Entonces me di cuenta de que no había cartero en la oficina de correos. Le pedí al gerente que me contratara. Me preguntó si podía trabajar. Y le dije que lo intentaría”.

En una entrevista en video con Reuters , Dzalaeva-Otaraeva dice: “Mi salario no es tan grande, pero me ayuda. Me resulta más fácil cuando estoy caminando”.

A menudo es recibida con abrazos y le gusta hablar con amigos o conocidos que encuentra a lo largo de su ruta.

En estos pueblos, el correo llega mediante babushka-NATION

“Me resulta más fácil cuando hablo con la gente”, dice ella. “He experimentado mucha pena, cuando no hago nada y es difícil para mí. Pero cuando salgo de casa, todo es más fácil”.