Skip to content

“Encontré a mi bebé”: Hombre que fue secuestrado hace 33 años se reencontró con su madre biológica

Las autoridades lograron encontrar a su mamá, gracias a los dibujos que él hacía de la aldea donde vivió hasta los 4 años, cuando fue secuestrado. 

Lamentablemente, día a día existen miles de secuestros en todo el mundo y la trata de personas ocurre de manera muy frecuente en ciertos lugares, sobretodo con niños quienes son separados de sus familias y terminan viviendo con otras personas debido a las mafias. 

Este fue justamente el caso que vivió Li Jingwei, un hombre de 37 años originario de China que fue secuestrado cuando solamente tenía 4 años y la situación para su familia fue aún más terrible puesto que Li no fue secuestrado por un extraño, sino por un hombre conocido por todos en la aldea donde radicaban en la década de 1980.





 

Después de su secuestro, Li empezó a vivir con otra familia en la provincia de Henan, en el centro del país asiático, y debido a la corta edad en la que fue secuestrado Li no recordaba el nombre del pueblo ni el nombre de sus padres ni de ningún familiar, por lo que no tenía la capacidad para volver incluso cuando creció.

A pesar del paso de los años, Li sabía que la familia con la que se había criado no eran sus padres biológicos y el único recuerdo que mantenía de su vida anterior era cómo estaba distribuida la aldea donde vivía originalmente con sus padres y cada vez que estaba triste solía dibujarla con todos los detalles que podía recordar. 

Según informó el medio CNN, los dibujos de Li eran realmente impresionantes ya que desde sus 4 años podía recordar todas las características principales del paisaje, como la vacas, los caminos de las calles, los ríos, las carreteras y las casas de la aldea, y fue gracias a este recuerdo que pudo encontrar a su familia 33 años después.





 

Todo ocurrió cuando Li decidió hacer publicar su historia a través de la red social de Douyin, ya que estaba motivado por las distintas noticias que aparecían en los medios de comunicación acerca de niños secuestrados y que después se reencontraban con sus padres, y como lo único que recordaba era las características de la aldea, fue entonces cuando dibujó un boceto del pueblo con la esperanza de que alguien pueda ayudarlo.

“Han pasado tantos años, no sé si alguien de mi familia me está buscando… Quiero volver a ver a mis padres mientras todavía están aquí”, explicó el hombre en su video de Douyin.

Eventualmente, el caso de Li empezó a llamar la atención en China y las autoridades locales lograron identificar a una mujer que podría ser la madre biológica del joven y afortunadamente tras realizarse unas pruebas de ADN pudieron corroborar que ambos eran madre e hijo.





 

“Mi madre y yo tenemos los mismos labios, incluso mis dientes”, comentó Li cuando supo quién era su mamá.

Luego de dos semanas del hallazgo, la mamá de Li y él se pudieron reencontrar después de 33 años del secuestro y fue un momento muy emotivo para todos los presentes. “Finalmente encontré a mi bebé”, exclamó la mujer tras reencontrarse con su hijo.