Skip to content

Enfermeras crean pulpos de crochet para que acompañen a bebés prematuros y con enfermedades graves

Ayuda a generar seguridad y tranquilidad a los pacientes y a sus seres queridos.

Un grupo de enfermeras y voluntarias de Arapiraca, Brasil está realizando una noble acción al elaborar pulpitos de crochet para ayudar a los bebés recién nacidos que están internados en el Hospital Regional Nossa Senhora de Bom Conselho en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal, donde se encuentran los bebés prematuros y los que tienen problemas de salud graves.

En este hospital, donde atienden a los bebés prematuros y con enfermedades graves de toda la región brasileña de Alagoas, se implementó esta iniciativa llamada ‘Crocheteiras e cia’ desde el 2017 y hasta el momento las voluntarias han creado más de 1600 pulpos de crochet, con el objetivo de dar apoyo a los bebés recién nacidos que están pasando por dificultades en el inicio de su vida.





 

Además, según informó el medio Eco Boas Notícias, este proyecto comenzó por la enfermera y doula (mujer que acompaña a la embarazada durante el parto) Lusandra Maria Gomes Almeida, luego de que aprendiera sobre una iniciativa similar que fue establecida en Dinamarca en el 2013. 

“Yo era voluntaria como consultora de lactancia. Mirando las páginas de internet, vi que estaban estos pulpos del amor, un juguete al que el bebé ha estado apegado desde que era pequeño y que aporta beneficios terapéuticos cuando se usa una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal (UCIN). No hay base científica, pero en realidad se vieron beneficios en 17 países con este método y me interesó”, explicó Lusandra al medio Ecoa Boas Notícias.





 

Adicionalmente, Lusandra comentó que comenzó de manera oficial con el proyecto el 19 de marzo de 2017 y recibió el apoyo de amigos crocheteros que participaron en el Día del artesano. “Les pedimos que se involucraran en este proyecto, y muchos estuvieron de acuerdo. Llevé la ideal hospital, donde ya funcionó, y el equipo quedó encantado y aceptó. Después ya ví la posibilidad de implantación y comenzamos a producir los pulpos”, agregó.

Por otra parte, Natascha Cibele Barbosa, fisioterapeuta y una de las voluntarias del proyecto, comentó al mismo medio que los pulpos ayudan al desarrollo de los bebés prematuros. “Los pulpos con sus tentáculos simulan para el bebé el cordón umbilical; la textura del crochet se asemeja a la textura de la pared uterina. Con esto, se sienten más acogidos y tranquilos, reduciendo la frecuencia cardíaca y respiratoria, y aceleran el proceso de maduración y la salida más rápida del bebé del soporte de oxígeno”, explicó.





 

Además, la fisioterapeuta detalló que también se encargan de que el peluche esté en contacto directo con la piel del recién nacido y comentó que “En muchos casos, se nota un rostro más sereno y tranquilo del bebé” lo cual también da más tranquilidad para los familiares de los pacientes mientras atraviesan una situación tan angustiante.

Finalmente, Maria Nasidy Barbosa, otra de las voluntarias de Crocheteiras e cia, comentó a Ecoa Boas Notícias que antes de la pandemia de COVID-19 solían realizar talleres para fomentar la elaboración de pulpos de crochet para donarlos, pero debido a las restricciones tuvieron que suspenderlos. Sin embargo, comentó que tienen planificado reactivar los talleres. “Vamos a hacer el taller nuevamente para que podamos tener más voluntarios”, concluyó.