Skip to content

Escuela en Francia adoptó a un labrador para calmar la ansiedad de los alumnos

Es de gran ayuda para tranquilizar a los estudiantes, sobretodo a los que tienen discapacidades.

Corinne Baudry-Gellé es la directora de la Escuela Agrícola de Val de l’Ouin en la localidad de Mauleón al oeste de Francia y recientemente decidió adoptar a un perrito para ayudar a los estudiantes de su institución como un estrategia de salud mental para aliviar el estrés de los alumnos y ayudar con las dificultades que tienen los estudiantes con discapacidad.






En una entrevista con el medio France 3 Nouvelle-Aquitaine, la directora mencionó que “el objetivo es promover el bienestar de los alumnos dentro del establecimiento, aportar algo tierno a los alumnos que en ocasiones están ansiosos por determinados aspectos académicos o que pueden tener problemas familiares y el perro los tranquiliza”.

Adicionalmente, la directora mencionó que la iniciativa ha empezado a tener resultados positivos en los estudiantes y agregó “los jóvenes no le tienen miedo al perro, en cuanto lo ven, hay menos ruido en los pasillos, el perro también asiste a las reuniones del consejo disciplinario, si un alumno llora, el perro se le acerca, lo vi durante una sesión del consejo disciplinario. Este es un proyecto a largo plazo, ya que el perro permanecerá aquí hasta el final de su vida”.






De esta manera, el perrito recorre los pasillos y las diferentes aulas de la institución y se ha ganado el cariño de todos los estudiantes y de los profesores, tal como lo mencionó el maestro de educación sociocultural Bérangère Girard: “La presencia del labrador energiza el curso, es mucho más agradable. El ambiente y la relación entre profesores y alumnos es mucho más fácil de lograr”.

Desde la adopción e incorporación del perrito a la escuela, los estudiantes se sienten más felices y además de disfrutar de su compañía, también les gusta mucho compartir diferentes actividades con él, alimentándolo y dándole mimos y amor cuando lo ven en los pasillos o en las aulas con su chaleco azul característico.





 

Finalmente, una de las estudiantes de la escuela Val de l’Ouin mencionó en la entrevista con France 3 Nouvelle-Aquitaine que no podían tener un mejor compañero que el perro ya que “nos trae buen humor y alegría, y también nos calma y nos tranquiliza durante las lecciones”.