Skip to content

Hombre crea hermoso jardín con miles de flores para que su esposa ciega pueda olerlas

Su maravilloso gesto le devolvió la sonrisa a su esposa.

Toshiyuki Kurori y su esposa Yasuko Kurori son los protagonistas de una maravillosa historia de amor que ha cautivado los corazones de miles de personas en todo el mundo.





 

Esta hermosa pareja ha estado casada durante más de 65 años y al breve tiempo de su matrimonio en el año 1956 se establecieron en una granja en una zona rural de Japón, donde formaron una familia con dos hijos y se dedicaron a la producción de lácteos.

Con mucho esfuerzo, Toshiyuki y Yasuko sacaron adelante su granja y tras 20 años de arduo trabajo, empezaron a ver los frutos de toda su dedicación. Sin embargo, 10 años después la vida de la familia Kurori cambió para siempre cuando de manera repentina Yasuko presentó complicaciones por un cuadro de diabetes y en tan sólo una semana perdió su visión.





 

Posteriormente, la japonesa entró en una profunda tristeza por no poder ver y a sus 52 años dejó de trabajar en la granja como lo había hecho durante tanto tiempo y solo permanecía en su casa. Por su parte, Toshiyuki se sentía muy consternado por la situación que estaba pasando su esposa y aunque intentaba animarla, no conseguía hacerlo. Sin embargo, un día Toshiyuki pensó en una posible solución y en los campos de su granja empezó a plantar miles de flores de shibazakura, una hermosa flor de color rosa intenso que además desprende un maravilloso aroma.

Luego de dos años, las miles de flores que Toshiyuki plantó empezaron a florecer y su hermosa idea funcionó y su esposa no sólo empezó a salir de la casa, sino que también volvió a sonreír y a disfrutar de la vida por el maravilloso gesto de su esposo.





 

Adicionalmente, la historia de los esposos Kurori se hizo conocida en Japón y poco a poco empezaron a llegar visitantes de todos los rincones del país, para conocer a la pareja y por supuesto apreciar la belleza de las alfombras rosadas de las flores de shibazakura. Luego de 10 años, la pareja sigue encantada de recibir visitantes de todas partes del mundo y en promedio ¡acuden entre 3000 a 5000 personas cada fin de semana!