Skip to content

Joven mujer adoptó a un bebé que fue abandonado frente a su casa y lo acogió como su propio hijo

El bebé tenía tan solo 3 días de nacido cuando fue encontrado, 44 años después, su mamá es su adoración y siente un profundo agradecimiento por haberlo cuidado.

A principios de enero de 1977 una mujer paraguaya llamada Edith se encontró en una situación muy difícil al descubrir que un bebé había sido abandonado frente a su casa envuelto entre un puñado de telas, pero desde que lo vio no dudó en ayudarlo y pese a que solo tenía 27 años y hacerse responsable de un bebé significaba un enorme desafío para sus condiciones, decidió adoptarlo y cuidarlo como si fuera su propio hijo.





 

En la actualidad, el neonato que fue abandonado es un hombre de 44 años llamado David Decoud y es un exitoso ingeniero de sonidos paraguayo, cuyo amor por su familia adoptiva, especialmente por su mamá y papá, va más allá de no haber sido criado por su familia biológica.

En una entrevista con el medio paraguayo Extra, David relató que su mamá lo encontró un 6 de enero de 1977 y en cuanto lo vio decidió llevarlo al médico para ver cómo estaba su salud y ahí pudieron determinar a través de unos exámenes que tenía 3 días de vida por lo que festejan su cumpleaños cada 3 de enero.





 

Aunque David siempre sintió mucho amor por parte de sus padres, lamentablemente en la escuela empezó a recibir bromas de sus compañeros por su color de piel. “En la época de la escuela, siempre me tentaban con que no era hijo de mis padres, porque yo era negrito y ellos blancos. Nunca le di mucha importancia porque como era chiquito, lo tomaba como broma. A la edad de 12 cuando mi mamá me buscó del colegio, le pregunté si era su hijo, porque todos siempre me decían que ellos no eran mis padres, porque no éramos iguales (refiriéndose al color de piel). A lo que mi mamá me dice que ella me eligió en un hospital”, relató en la entrevista.

Después de esta revelación, David sintió aún más amor por su mamá y sintió mucho agradecimiento. Sin embargo, unos años después se enteró de toda la verdad y contó que “Después de un asado familiar cuando yo ya tenía 24 años, uno de mis tíos me dice vos tenés estrella por cómo te encontraron, a lo que yo le pregunté, cómo que me encontraron si mi mamá me dijo que ella me eligió, por lo que a mi tío no le quedó otra más que contarme la verdad, y fue ahí cuando me enteré que me habían abandonado frente a la casa de mi mamá, y ella, con tan sólo 27 años, decidió quedarse con ese bebé, que era yo”, agregó David.






Adicionalmente, el paraguayo mencionó que creció junto a su mamá, su papá y un hermano mayor en el barrio Villa Morra en Asunción y sus padres siempre se encargaron de que tenga todo lo necesario para criarlo en un hogar amoroso, sin que le haga falta nada. 

“Yo siempre le digo a ella cuánto la amo y cuánto le agradezco que se haya jugado por mí. Yo soy lo que soy gracias a mi papá y a mi mamá, que fueron mis ángeles en la tierra. Yo desde chico que siempre le recé mucho a Dios, entendí que mi misión en la tierra era cuidar y proteger a mis padres, como ellos hicieron conmigo. Y así lo hice y lo sigo haciendo. Cuidando a mi mamá, a mi papá hasta que falleció hace 4 años. Le dije a mi papá antes de fallecer que mientras yo viva mamá nunca va a estar sola, y así lo estoy cumpliendo”, concluyó.