Skip to content

Le agradeció con un viaje todo pagado a la persona que lo cuidó de niño. ¡Además le regalará una casa!

“No importaba si llovía o no, él venía a visitarme”, dijo Henry Mutebe, sobre Wilson Dhabangi, quien se convirtió en su figura paterna.

La frase “Amor con amor se paga” describe a la perfección la historia de Henry Mutebe, un hombre originario de Uganda que ha tenido un gesto maravilloso al cumplir con uno de los sueños más importantes de Wilson Dhabangi, quien se convirtió en su figura paterna, lo cuidó, alimentó y guió, cuando tan sólo era un niño y vivía en un internado.





 

Todo comenzó cuando Henry perdió a su padre biológico en su niñez y como su mamá se quedó sola y tuvo que trabajar día y noche para mantener a sus hijos, ella no tuvo otra alternativa que inscribirlo en un internado, puesto que no tenía tiempo para cuidarlo personalmente. Sin embargo, durante los años que Henry estuvo en esa institución conoció a Wilson, quien se convirtió en su figura paterna.

Henry relató en sus redes sociales que conoció a Wilson ya que él acudía al internado como voluntario y desde entonces se convirtió en su ángel guardián. “El primer domingo que me visitó se convirtió en el comienzo de muchas más visitas que se extendieron a lo largo de tres años. Era viejo, llevaba zapatillas desgastadas, no tenía zapatos y llevaba la misma camisa. Todos los niños en la escuela lo conocían como mi padre”, explicó Henry.





 

Eventualmente, Henry terminó sus estudios y obtuvo un trabajo con un sueldo estable y empezó a formar su vida. Sin embargo, nunca olvidó al hombre que lo cuidó y después de varios años lo contactó y tuvo un hermoso gesto de bondad y reciprocidad por todo el amor que le brindó durante su niñez y decidió cumplir con uno de sus más grandes anhelos: volar en avión.

“Durante años, siempre he sentido una deuda en mi corazón por el amor que este hombre me dio. Quería darle una sorpresa. Durante el último año, he estado ahorrando dinero para que esto suceda. Conseguí un boleto de avión para él y otra mujer especial que nos ayudó cuando nuestra madre no estaba, su nombre es Rebecca. Wilson nunca había estado en el aeropuerto antes. Me dijo que el único avión que ha visto fue un helicóptero del ex presidente ugandés Iddi Amin (muerto hace mucho tiempo) que llegó a una aldea cerca de su casa en 1974. Entonces, un avión es algo que siempre le fascinó. Sabía que esto sería algo que le encantaría”, relató el hombre.





 

Adicionalmente, Henry relató que cuando entraron al avión Wilson no pudo contener sus lágrimas por la emoción, demostrando a Henry que había tomado la decisión correcta al sorprenderlo de esa manera. 

Por otra parte, Henry comentó que en la actualidad está trabajando para construir una casa digna para Wilson y una vez que esté todo listo espera poder obsequiarsela. Además, mencionó que si es que continúa con su trabajo estable, planea abrir un fondo de financiamiento para la educación universitaria de los nietos de Wilson, como gratitud a todo su apoyo.