Skip to content

Un limpiador de aviones cumple su sueño de ser piloto tras 24 años de luchar por él

Una inspiradora historia de superación y que demuestra que los sueños se alcanzan.

Todos hemos oído hablar de las historias donde alguien, proveniente de un entorno muy humilde tiene un gran sueño que todos pensamos que sería posible lograr, no importa cuánto lo intentes. Pero de vez en cuando todos oímos hablar de una historia increíble, donde alguien realmente la hace. Este ejemplo conmovió nuestros corazones, ya que demuestra que aunque tenga que escalar una montaña para comenzar su carrera de piloto, aún puede hacerlo.

Mohammed Abubakar, un hombre de Nigeria, es el personaje principal de esta historia conmovedora.





Su viaje comienza con un giro interesante. Después de terminar la escuela secundaria, Mohammed quería asistir al Politécnico Kaduna y obtener un diploma universitario. Pero llegó tarde a las admisiones y se cerró su ventana de oportunidad.

Pero cuando una puerta se cierra, otra se abre. Abubakar comenzó su carrera de aviación limpiando aviones para Kabo Air, una aerolínea local en Nigeria. Su primer salario fue tan poco como 200 nairas nigerianos por día, lo que equivale a $0.50 dólares. Después de trabajar en varios empleos en la industria, su carrera progresó bastante rápido. A medida que su salario aumentaba en varios trabajos, en lugar de gastar el dinero libremente, Mohammed decidió ahorrarlo. Estaba en camino de lograr su objetivo: comenzar su carrera piloto.

Después de ahorrar suficiente dinero, Mohammed se abrió camino a través de la capacitación de pilotos en Canadá y recibió su licencia de piloto privado. Después de un paso sólido hacia el inicio de su carrera como piloto comercial, hubo un obstáculo: necesitaba su licencia comercial. Sin embargo, se quedó sin dinero.





Pero al parecer la fortuna favorece a los atrevidos. El empleador de Mohammed en ese momento lo apoyó durante el proceso y lo ayudó a recibir su licencia de piloto comercial.

Y su arduo trabajo, persistencia y brillante actitud dieron sus frutos. Azman Air, una compañía en Nigeria, le dio la oportunidad a Mohammed Abubakar de trabajar para ellos como piloto. Finalmente, después de 24 años de arduo trabajo, el sueño se hizo realidad. Mohammed Abubakar finalmente pudo decirle al mundo con orgullo: ¡es un piloto!

Hay muchas historias inspiradoras como esta. Pero aun así, es un buen recordatorio para todos para seguir soñando y seguir creyendo en ti mismo. Y, finalmente, lograrás tus metas y realizarás tus sueños.