Skip to content

Lo salvaron de un matadero en China y ahora es un perro de terapia

Entrega ayuda en silla de ruedas.

Lamentablemente en algunas partes del mundo aún se mantienen prácticas crueles en contra de los perros, al ser vendidos a mercados de carne para consumo humano. Un ejemplo de esto, ocurrió con un pequeño perrito que logró ser rescatado de ser llevado a un matadero en China, gracias a la labor de organizaciones y grupos de activistas que se encargaron de salvarlo.






Por fortuna, una mujer irlandesa llamada Sharon Warnock de 56 años conoció la historia del perrito a través de internet y se encargó de sacarlo del matadero de Shanghai gestionando a través de la ONG Doggy 911 que posteriormente contactó a la organización Slaughterhouse Survivors para salvar al can del Refugio del Gobierno de Shanghai.

De inmediato, las organizaciones se encargaron de rescatar al perrito y la mujer indicó que deseaba brindarle un hogar en Irlanda para que empiece una nueva vida donde iba a ser querido y respetado puesto que el pequeño Henry, como lo llamó Sharon, padecía graves secuelas por su terrible experiencia en el refugio y tiene parálisis parcial que afecta a sus patas traseras ocasionadas por una ruptura en su columna vertebral y por la cual requiere de una silla de ruedas para poder desplazarse.






Gracias a la gestión de Sharon y el apoyo de las organizaciones, Henry fue salvado y trasladado desde Shanghai a la casa de la mujer en Irlanda del Norte donde actualmente vive con su familia humana y sus otros perritos quienes se convirtieron en sus hermanos peludos. 

Adicionalmente, Sharon comparte adorables fotografías y videos en sus redes sociales sobre la nueva vida de Henry en Irlanda, donde además de mostrar su fortaleza y resiliencia, también es un perrito dispuesto a dar mucho amor a los demás ya que se ha convertido en un perro de asistencia ayudando a niños con discapacidades.





 

La historia de Henry es un referente para ayudar a los perros y demás animales, para que los humanos no continúen las prácticas de venderlos y llevarlos al matadero.