Skip to content

Los bocetos de esta mujer han resuelto más de 1200 crímenes

Gracias a su talento y a su capacidad para conectar con las víctimas, ha ayudado a resolver más de 1200 crímenes en Estados Unidos.

Louis Gibson es una mujer policía especializada en bocetos, reconocida por su trabajo dibujando sospechosos a través de los recuerdos de personas que han sido víctimas de crímenes o de testigos que los presenciaron, para dar una imagen del sospechoso y facilitar la resolución del caso.

Todo comenzó cuando Louis tenía 21 años y fue brutalmente atacada por un violador y asesino en serie, y aunque sobrevivió el ataque, esto cambió su vida para siempre y se mudó de la ciudad de Los Ángeles, California a San Antonio, Texas en Estados Unidos para estudiar Bellas Artes en la Universidad de Texas. Y tras empezar a trabajar como dibujante de retratos para turistas, logró adquirir experiencia suficiente para iniciar su trabajo como artista forense en el Departamento de Policía de Houston.






Desde entonces, Louis se convirtió en una de los 89 policías-artistas registradas en la Asociación Internacional de Identificación que trabajan en diferentes departamentos de policía para ayudar a resolver crímenes mediante esta técnica, que es especialmente útil cuando la tecnología de vigilancia y las cámaras de seguridad no son suficientes para tener una imagen de los sospechosos.

Gracias a su excelente trabajo, Louis ha ayudado a resolver más de 1260 crímenes, por el cual ha sido galardonada con un récord Guinness mundial por la mayor cantidad de crímenes resueltos por sus dibujos, como la ‘Artista forense con más éxito del mundo’.






Y es que Louis ha desarrollado técnicas muy importantes para que los bocetos sean los más precisos posibles y van más allá de su talento para dibujar, puesto que además de su creatividad, son su capacidad para escuchar y mostrar empatía con las víctimas y testigos, a través de su propia experiencia de sobrevivencia cuando tenía 21 años, lo que le permite obtener más detalles de cómo lucen los sospechosos de los crímenes.

En una entrevista con Guinness World Records, Louis mencionó que en la mayoría de las ocasiones, las víctimas y testigos sólamente habían visto al atacante durante el momento del crimen y debido al shock se bloquean para no querer recordar un evento traumático o piensan que recuerdan muy poco sobre ellos. Por esto, Louis comentó que es común que le digan ‘desearía poder dar más detalles’ y cuando esto ocurre ella escucha atentamente toda la historia, conectando con las víctimas para reflexionar sobre el carácter del atacante. Posteriormente, Louis mencionó que les hace una pregunta muy importante: “¿Qué tipo de expresión tenían?” y explicó que: “Si pueden responder eso, si pueden decirte cuál era la expresión, entonces vieron la cara. A pesar de estar convencidos de que no”.





 

Adicionalmente, Louis fundó su propia escuela de dibujo forense para enseñar a más artistas sobre sus técnicas para realizar bocetos de sospechosos de crímenes para que más departamentos de policía puedan contar con un especialista en esta área y ayudar a obtener justicia para las víctimas.