Skip to content

Mamá da a luz a su hija dos semanas antes para que su esposo enfermo pueda conocerla

El nuevo padre pudo abrazar a su pequeña por 45 minutos y aunque le quedaban pocos días de vida, seguro la cuidará por siempre desde el cielo.

Para muchas parejas tener hijos es uno de los anhelos más importantes de sus vidas y uno de los momentos más esperados es el nacimiento en el que podrán ver la cara de sus hijos por primera vez y por supuesto tenerlos entre sus brazos, y aunque la mayoría de los padres podrán cargarlos miles de veces más a lo largo de los años, un papá estadounidense solo pudo cargar por una ocasión a su bebé, ya que un día después de su nacimiento entró en coma y unos días después falleció.

Mark y Diane Aulger estaban muy ilusionados por la llegada de su quinta hija, sin embargo durante el embarazo Mark se enfrentó a un terrible diagnóstico y empezó a recibir quimioterapia para tratar un cáncer de colon. Luego de ocho meses de tratamiento, el 11 de diciembre de 2011, los médicos le dijeron a Mark que estaba libre de cáncer y todo parecía regresar a la normalidad para esta familia.





 

Desafortunadamente, el 3 de enero de 2012, Mark fue hospitalizado y los médicos le diagnosticaron fibrosis pulmonar como efecto secundario de la quimioterapia que había recibido como parte de su tratamiento de cáncer y aunque en la mayoría de las ocasiones a quienes diagnostican con fibrosis pulmonar tienen entre tres a cinco años de esperanza de vida con la ayuda de tratamientos, este no fue el caso de Mark y su salud se fue deteriorando rápidamente.

Ante esta situación, Diane habló con los médicos de su esposo y al ver que los tratamientos de esteroides y oxígeno no estaban funcionando y creían que solamente tendría una semana más de vida, ella consultó con sus doctores sobre la posibilidad de inducir el parto para que su esposo tenga la oportunidad de conocer a su hija, Savannah.





 

De esta manera, los médicos analizaron la situación y tomando en cuenta que Diane tenía cerca de 38 semanas de embarazo y su fecha de parto sería en dos semanas, autorizaron la inducción del parto y tomaron todas las medidas necesarias para que este sea seguro para la madre y para la bebé.

Afortunadamente, el parto ocurrió sin complicaciones y Savannah nació sin ningún problema de salud el 18 de enero de 2012 y luego de que el personal médico la revisara y la limpiara, Mark pudo cargar a su hija por aproximadamente 45 minutos, mientras Diana presenciaba uno de los momentos más emotivos de su vida y aunque tenía una mezcla de sentimientos, estaba muy feliz de haber dado la oportunidad de que su esposo pueda conocer a su bebé.





 

En una entrevista con el medio The Doctors, Diane relató que el personal del hospital los apoyó para que puedan estar juntos en el día del parto. “Cuando inducimos el parto, él estaba en una cama junto a mí, fue un día hermoso y él estuvo totalmente despierto y alerta durante todo el día del parto. Cuando le dieron a la bebé lloró y le habló, le dijo que él era su papi y le dijo que la amaba”

Aunque los médicos hicieron todo lo posible para mejorar la salud de Mark, lamentablemente al siguiente día del nacimiento de Savannah entró en coma y falleció el 23 de enero de 2012 rodeado de su familia. A pesar de que Mark no logró sobrevivir a su enfermedad, Diane mencionó que siente tranquilidad de saber que su esposo pudo tener un momento de felicidad y Savannah podrá crecer sabiendo que su papá la pudo cargar, abrazar y decirle cuánto la ama.