Skip to content

Mujer embarazada que temía ir en avión con su hijo pequeño recibió ayuda de desconocidos

“Conversamos durante horas, sobre la vida, nuestros trabajos, ser mamá, viajar. Hicieron del peor viaje uno que me quedará como recuerdo toda la vida”, escribió.

Prácticamente todos los padres de familia saben lo complejo que puede llegar a ser trasladar a niños pequeños de un lugar a otro, incluso cuando se trata de tareas sencillas que antes se realizaban con mucha normalidad. Y es que debido a las necesidades de los pequeños o sus distracciones todo toma mucho más tiempo y las cosas pueden volverse un tanto caóticas con facilidad generando muchas preocupaciones y estrés para sus padres.

Una de las situaciones más difíciles a las que se enfrentan los padres es viajar en avión, ya que al estar en un espacio extraño y con tantas personas desconocidas más todo el movimiento y ruido de los aviones, los bebés y niños pequeños se asustan con facilidad y es muy común que pasen todo el vuelo llorando sin que sus padres puedan hacer algo para calmarlos.





 

Además, esta situación puede ser aún más difícil cuando hay personas reclamando y es especialmente estresante cuando uno de los padres está viajando solo, tal como ocurrió con una mamá estadounidense llamada Jessica Knapp de Long Beach, Mississippi, quien tuvo que tomar un vuelo estando embarazada de 5 meses y con su pequeño hijo de tan solo 1 año.

Aunque Jessica anticipaba que esta experiencia podría ser un verdadero caos, afortunadamente la pareja que se sentó junto a ella en el vuelo era muy amable y comprensiva e incluso estaban dispuestos a ayudarla y dejarla respirar un minuto.





 

Aunque para muchos viajeros sentarse al lado de una persona con niños pequeños o bebés es su peor pesadilla, para Kevin y Lisa, la pareja que se sentó junto a la estadounidense, fue absolutamente normal y al notar que Jessica estaba muy angustiada por la situación se ofrecieron a ayudarla y antes de despegar comenzaron a entretener a su pequeño hijo quien finalmente estuvo muy contento y relajado e incluso se quedó dormido sobre su regazo justo unos minutos antes del despegue.

“Estas últimas tres semanas han sido muy estresantes. NO quería viajar con mi niño de un año otra vez, con cinco meses de embarazo, y completamente sola”, escribió en su cuenta de Facebook. 





 

“¡Lo hicieron reír y sentir tan seguro que se quedó dormido”, agregó la estadounidense en su publicación. 

Además, Jessica comentó que el resto del vuelo fue una gran experiencia puesto que pudo conversar y relajarse tranquilamente con Kevin y Lisa. “Conversamos durante horas, sobre la vida, nuestros trabajos, ser mamá, viajar. Hicieron del peor viaje, uno que me quedará como recuerdo para toda la vida. No alcancé a preguntarles su apellido, pero me gustaría agradecerles por restaurar mi fe en la humanidad cuando más lo necesitamos”, finalizó.