Skip to content

Nacimiento de un ternero interrumpió la boda de una pareja en Australia

“Fue una experiencia inolvidable”.

Sin duda los matrimonios son uno de los días más esperados por las parejas, quienes en muchas ocasiones pasan varios meses planificando hasta el último detalle para que todo esté perfecto en el gran día. Sin embargo, en ciertas ocasiones es inevitable que ocurran algunos imprevistos y no tienen otra alternativa que afrontarlos en ese momento.






Un ejemplo de esto, ocurrió en el matrimonio de una pareja australiana, quienes tuvieron que interrumpir la celebración de su boda porque una de sus vacas empezó el proceso de parto. Este acontecimiento ocurrió en la granja de los recién casados Jessa y Ben Laws quienes son dueños del lugar y por supuesto decidieron realizar su boda en su hermoso terreno, al ser un lugar muy especial para los dos.

En una entrevista con el medio Weekly Times Now Australia, Jessa mencionó que originalmente habían planificado la boda para octubre del 2020, cuando las vacas no estaban en época de nacimiento, pero debido a la pandemia tuvieron que posponerla para abril del 2021. 






Aunque todo marchaba bien y la pareja estaba teniendo una gran celebración con más de 100 invitados, uno de sus amigos interrumpió a Jessa para avisarle que una de las vacas estaba pariendo. De inmediato, Jessa acudió para ayudarla y contó que “afortunadamente todo estaba bajo control porque teníamos media docena de granjeros en la fiesta”.

El nacimiento del ternero fue celebrado por varios de los invitados que veían como Jessa ayudaba a la vaca y su bebé, sin importarle que su vestido de novia se había ensuciado por el lodo. Ben narró en la entrevista con Weekly Times Now que él estaba dentro de la cocina cuando empezó todo y se enteró del nacimiento exitoso cuando un amigo se lo comentó. “Yo simplemente dije: ¿Jessa está ahí en el lodo, verdad?” Mencionó riéndose. 





 

Finalmente, Jessa comentó que aunque su vestido terminó “absolutamente destrozado” valió la pena porque fue una “experiencia inolvidable” y junto a Ben decidieron poner al ternero el nombre “Destiny”, porque consideran que es un nombre adecuado dado su momento de nacimiento.