Skip to content

Niña de 12 años donó 30 cm de su cabello luego de que le detectaran cáncer a su mamá

Tras el diagnóstico de la enfermedad de su mamá, la niña aprendió que muchas personas pierden el cabello durante las quimioterapias, así que decidió aportar con su granito de arena y ahora dona su cabello con regularidad.

En mayo de 2018 una mujer francesa llamada Anne Nignon recibió una fuerte noticia al ser diagnosticada con cáncer de pulmón por el cual debía de empezar un tratamiento cuánto antes para tener mayores posibilidades de sobrevivir.

Este diagnóstico impactó a toda la familia tal como lo comentó el esposo de Anne, Pierre Yves, al medio Ploërmelais: “la noticia fue difícil de aceptar, me costó mucho digerirla. Pero habíamos tomado la decisión de no ocultar nada a los niños y decirles la verdad”





 

Posteriormente, la familia se unió más que nunca y a medida que Anne avanzaba en su tratamiento y veía como su salud se deterioraba, su pequeña hija Romane, de 12 años, aprendió que muchas personas que toman tratamientos contra el cáncer, pierden su cabello durante la quimioterapia y aunque ella no podía hacer nada para curar a su mamá, pensó que podía ayudar a las personas que también están atravesando esa situación y decidió donar su cabello.

Sin embargo, Pierre relató al medio de comunicación que su hija no les contó acerca de su idea y un día Romane fue a una peluquería cercana y preguntó cómo era el proceso para donar cabello. “Las personas enfermas pierden el cabello y no pueden evitarlo. ¡Yo puedo cortarlo y me vuelve a crecer! Me parece genial ayudar a las personas”, explicó la niña.

 





 

Luego de que la niña les contara a sus papás sobre la donación de cabello, ellos se conmovieron por su noble corazón y Pierre comentó que no se sorprendió por su gesto ya que Romane “siempre ha sido muy generosa”.

De esta manera, la pequeña cumplió su anheló y donó 30 centímetros de su larga melena rubia y fueron enviados a la asociación Solidhair que recolecta el cabello de diversos donadores y posteriormente se envían a peluqueros profesionales para hacer pelucas especiales para las personas que padecen de cáncer o alopecia.





 

Lamentablemente, luego de un tiempo siguiendo el tratamiento médico, Anne no resistió y perdió la batalla contra el cáncer y aunque fue un duro golpe para toda la familia, Pierre sigue adelante con sus hijos y además se siente muy feliz y orgulloso porque Romane continúa donando su cabello en honor a la memoria de su mamá y también para ayudar a aquellos que padecen cáncer.