Skip to content

Papá con síndrome de Down cría a su hijo para convertirse en doctor y prueba que todo es posible

“Creo que hubiera estado menos emocionado sobre la vida y menos apasionado con lo que hago si no hubiera tenido a un padre tan especial”, comentó el joven. 

Lamentablemente, aún existe mucha desinformación sobre las personas que tienen síndrome de Down y entre los errores más frecuentes es creer que ellos no pueden tener hijos, sin embargo, las mujeres con síndrome de Down no tienen ningún impedimento fisiológico ni mental que les impida tener un embarazo, mientras que en el caso de los hombres aunque es un poco más complicado, también es posible que se conviertan en papás.





 

Este fue el caso de Jad Issa, un hombre con síndrome de Down, que junto a su esposa le dieron la bienvenida a su hijo, quien años después se convirtió en doctor y la historia de esta familia originaria de Siria es realmente extraordinaria, puesto que está demostrando al mundo que no hay nada más poderoso que el amor.

Cuando el hijo de la pareja nació, lo bautizaron como Sader y toda la familia y amigos estuvieron muy contentos por su llegada, además Sader tuvo una niñez muy bonita en compañía de sus padres y su papá especialmente pasaba mucho tiempo con él jugando y compartiendo las actividades del día a día.





 

Además de ser un padre muy cariñoso, Jad también deseaba que su hijo lograra cumplir todos los sueños que tuviera y por esto se esforzaba mucho en su trabajo en un molino de trigo y ahorraba todo lo que pudiera para que cuando su hijo termine la preparatoria pueda asistir a la universidad a estudiar la carrera que quisiera.

Con mucho esfuerzo y compromiso, Sader estudió en la universidad y se convirtió en doctor y por supuesto está muy agradecido con su papá por haberlo motivado y ayudado a alcanzar sus metas. “Creo que hubiera estado menos emocionado sobre la vida y menos apasionado con lo que hago si no hubiera tenido a un padre tan especial”, escribió Sader en una publicación.





 

Además, Sader mencionó que su papá se siente muy orgulloso de él y cada vez que puede le comenta a todas las personas acerca de los logros académicos de su adorado hijo. De esta manera, la familia Issa está demostrando que todo es posible y que los estereotipos sobre las personas con síndrome de Down, son equivocados. 

Por otra parte, Sader comentó que la relación de sus padres es muy fuerte e incluso pareciera que fueran recién casados por todo el amor que demuestran. Además, mencionó que su mamá y papá se entienden a la perfección y conversan sobre muchos temas. 





 

Adicionalmente, el joven mencionó que él y su padre disfrutan mucho de la compañía del otro y algunas de sus actividades favoritas son ver películas y conversar, y por supuesto Jad mima a su hijo cada vez que puede, ya que es su adoración y gran orgullo.

¡No olvides compartir y compartir sobre esta inspiradora historia!