Skip to content

Pareja ha vivido en el mar durante 29 años en una isla sustentable que ellos construyeron

La increíble casa flotante fue construida a mano con materiales reciclados y cuenta con todo lo que necesitan. 

Catherine King y Wayne Adams son una pareja que decidió abandonar la ciudad para irse a vivir a la casa de sus sueños en un lugar natural exclusivo para ellos. 

Desde hace 29 años, esta pareja vive felizmente en “Freedom Cove”, nombre con el que bautizaron su enorme hogar construido en una isla. 





Ambos son artistas, Catherine es bailarina pero ahora estudia homeopatía, mientras que Wayne es tallador de madera. 

A principios de la década de 1990, vivían en un departamento de Tofino, Canadá, pero querían algo más significativo. En ese momento comenzaron a regalar y vender sus posesiones y a recolectar materiales reciclados o recuperados para construir un espacio único, al cual solo se puede acceder por agua. 





“Tenía la esperanza de ganar mucho más dinero como artista”, dijo Wayne . “Nunca pudimos comprar bienes raíces, así que tuvimos que hacer los nuestros”.

Por su parte, Catherine comentó que haber vivido en una gran ciudad había sido buena experiencia pero prefería la paz de un lugar alejado. Por esto, ambos decidieron mudarse a la isla de Vancouver, Canadá. 

Wayne creció construyendo casas en árboles, y aprovechó su experiencia para crear una plataforma flotante enorme que pudiera soportar múltiples edificios. La base de la isla la ató a las orillas del mar y conforme pasaba el tiempo, agregaba el espacio necesario. 





Hoy en día, Freedom Cove pesa 500 toneladas aproximadamente y cuenta con una casa de dos pisos, pista de baile, galería de arte, fábrica de velas, y 4 invernaderos. Además, paneles solares proveen de energía verde a la isla. 

El matrimonio vive feliz y se han vuelto autosuficientes, pues lo alimentos vegetales los obtienen de sus invernaderos y Wayne usualmente va de pesca en canoa, o atrapa su comida a través de una abertura en medio de la casa. 

Catherine y Wayne comentan que están viviendo el sueño de su vida, no les hace falta nada y disfrutan de lo que han logrado juntos, además de tener una increíble conexión con la naturaleza.