Skip to content

Pareja que vendía papel higiénico casa por casa para sobrevivir, crea gran empresa

Nunca se rindieron.

Los protagonistas de esta historia son Mónica Riveros Ortiz de 38 años y Gabriel Oviedo Franco de 40 años, una pareja de esposos originarios de Asunción en Paraguay, que hace 16 años atrás decidieron dejar su país natal y probar suerte en Argentina, donde empezaron a trabajar desde cero para poder sacar adelante a su familia.






Fue así como Mónica se dedicó a trabajar como peluquera y su esposo como conductor de transporte escolar. Sin embargo, con la llegada de la pandemia y las medidas de confinamiento progresivo en Argentina, la pareja se quedó sin empleo, tal como lo comentaron al medio paraguayo Crónica: “Nos quedamos totalmente en la nada, sin ingresos, con 5 hijos y un alquiler que pagar”.

Adicionalmente, Mónica relató que aunque recibieron una pequeña ayuda del gobierno, esto no fue suficiente: “gran parte se fue en alimentos para la familia y otro pequeño porcentaje lo guardamos y ahí arrancamos”. A pesar de la desesperación, la pareja sabía que debía intentar conseguir una forma de hacer dinero en medio de la incertidumbre que se instalaba en Argentina y en el mundo entero por el avance de la pandemia.






De esta manera, Mónica y Gabriel decidieron ir al mercado central y aunque su idea inicial era comprar verduras y frutas para posteriormente venderlas a domicilio, cuando llegaron al lugar cambiaron de parecer: “La plata era muy poca, no nos alcanzaba para nada. Entonces nos agarró un bajón tremendo. En ese momento, desde lejos, me puse a mirar cómo un camión descargaba papel higiénico y le dije a mi esposo ‘vamos a vender papel’. Fuimos a preguntar y la plata que teníamos nos alcanzó para 20 paquetes de uno económico”.

Posteriormente, la pareja empezó a ofrecer el papel higiénico casa por casa, a pesar de su miedo de un posible contagio. Mónica relató que “así vendíamos y nuestra pequeña plata fue creciendo y ahora somos una empresa. Nos fue bien y en casi un año le sacamos lo bueno a lo malo. Esto es trabajo duro y aprovechar la oportunidad”.





En la actualidad, Mónica y Gabriel cuentan con su propia distribuidora de papel higiénico, tal como lo mencionó la paraguaya con mucho orgullo por su arduo trabajo: “Ahora compramos directo de fábrica, somos distribuidores, contamos con dos locales. Nunca pensamos en quedarnos con los brazos cruzados porque por nuestros hijos hacemos lo que sea. De revendedores pasamos a vendedores y ahora pasamos a ser distribuidores. Queremos decirles a las personas que por más oscuro que sea el panorama siempre hay que creer”.