Skip to content

Pasó de ser millonario a héroe, gastó toda su fortuna para salvar a perros del comercio de carne

Después de perder a su perrito y no conocer qué le pasó, este hombre se propuso una nueva misión para su vida.

Un hombre de 29 años, llamado Wang Yan, originario de China, trabajó durante toda su vida en negocios relacionados con la industria del hierro y acero, lo que le permitió generar una gran fortuna.

El empresario tenía una buena vida hasta que una tarde cambiaría su destino, para Wang, su perrito de tres años era lo más importante en el mundo.

Un día, el hombre se encontraba de paseo con su fiel amigo, quien se asustó por un camión que iba a alta velocidad y pasó a su lado. El susto fue tan grande para el perrito que se soltó de la correa y huyó del lugar donde se encontraban, Wang lo buscó por todas partes sin tener éxito.





Durante su búsqueda, Wang visitó muchos lugares en donde se dio cuenta de la triste realidad de los perros. Los animales se encontraban en refugios en condiciones impactantes, donde se mantenían para luego ser vendidos en el comercio de carne.

Después de ver esos lugares, Wang abrió los ojos a una realidad que no conocía. En su cabeza, todos los perros podían tener los lujos, hogar y amor que su mascota tenía, sin embargo se dio cuenta de que no es así.

No saber lo que le sucedió a su perro hizo que tomara una decisión para ayudar a los perros que se encontraban en esas condiciones y su destino estaba marcado; ser sacrificados para luego ser consumidos.





Así que Wang comenzó a distribuir su fortuna en acciones para ayudar a estos perritos. Empezó a ir a los sitios de comercio de carne para hacer negocios con las personas que dirigen estos lugares. El empresario les ofrecía pagar el doble del valor que ganaban los vendedores de carne de perro.

Luego de unos meses, el hombre había rescatado a 2000 perritos, liberándolos de un cruel final. Debido a la gran cantidad de animales rescatados, Wang decidió desalojar su antigua fábrica y remodelarla para convertirla en un refugio de rescate.

Actualmente, los perros viven en el refugio, son atendidos por un veterinario y les da lo necesario para que se recuperen, pues la mayoría se encuentran bajos de peso y con múltiples enfermedades.





Una vez que los perritos se recuperan, son puestos en adopción para que familias responsables les den el amor que durante su vida les ha faltado.

Wang creó la fundación Changchun Animal Rescue Base, con el firme compromiso de ayudar a cientos de perros para encontrar un hogar.

“Hay 215 perros en la base ahora, en su mayoría procedían del comercio de carne, son salvados por voluntarios y traídos aquí. Estamos acostumbrados a albergar más de 1.000 perros, por suerte muchos han sido adoptados“, dijo Wang.

Wang dice estar agradecido por haber encontrado su misión de vida y busca inspirar a más personas a hacer algo por el mundo y por los seres que lo habitamos.