Skip to content

Perrita sin hogar encuentra la puerta de un carro abierta y decidió saltar dentro 

La perrita estaba desesperada por encontrar un hogar y la reacción del conductor no tiene precio. 

Bill Shaver es un hombre que vive en Missouri, Estados Unidos, quien un día se fue de pesca sin imaginar que ese viaje le cambiaría la vida al conocer a su nueva mejor amiga. Luego de pasar tiempo pescando en Arkansas, Bill se dirigía de regreso a casa cuando decidió detenerse a tomar un descanso. 

Debido a que solo se iba a tardar unos cuantos minutos para descansar, estirarse, ir al baño y limpiar su auto de manera rápida, este hombre decidió dejar la puerta del auto abierta y el motor encendido. 





En cuanto regresó a su auto, se encontró con una increíble sorpresa en el asiento delantero del copiloto. Una perrita sin hogar estaba acostada ahí. 

Bill observó a la perrita y se dio cuenta de que estaba muy descuidada, no era más que piel y huesos, obviamente se encontraba hambrienta. El hombre le dio de comer lo único que tenía en ese momento, una barra dulce. 

La perrita devoró el bocadillo rápidamente y se acurrucó en el asiento, inmediatamente Bill se dio cuenta que la pobre animal estaba buscando ayuda urgente. 





Bill decidió ayudar a la pobre perrita y la llevó a su casa con él. Finalmente, la perrita había encontrado la ayuda adecuada. Tanto Bill como su esposa, han ayudado a animales abandonados y necesitados, por lo que esta ocasión no era extraña para ellos. 

“Le pregunté cómo se llamaba nuestra nueva mascota. Decidimos llamarla River por el lugar donde la encontró”, comentó Angela Shaver, esposa de Bill. 

Al llegar a casa, Angela y su hijo salieron a saludar a su nueva compañera, pero River era tan desconfiada que se negó a salir del auto. La perrita no le tenía miedo a su nueva familia, pero parecía sentirse segura en el auto. 

Cuando estuvo lista, Bill la sacó del carro y la llevó a conocer a sus nuevos hermanos perrunos de manera individual para que River no se sintiera muy abrumada. La familia incluye tres perros y un gato, todos ellos fueron rescatados de la calle y estaban felices de tener una nueva integrante. 





“Una vez que todos decidieron que ella estaba bien, Bill la llevó a bañarse. Estaba cubierta de barro, sangre y garrapatas. Después de que se secó y se sacaron algunas garrapatas, consiguió una buena comida. Bill le hizo una cama en el piso de nuestra habitación al lado del calentador. Ella durmió allí toda la noche”, señaló Angela. 

Al día siguiente, River se sentía con más confianza y decidió explorar con mucha atención. Comenzó a adaptarse a su nuevo hogar y se integró asombrosamente. 

La llevaron al veterinario para ayudarla con su salud. River tenía parásitos, sufría del gusano del corazón, heridas en el cuello y cara, lo que indicaba que había estado en una pelea. El veterinario le suministró los medicamentos y el tratamiento correspondiente para sus heridas. 





Poco a poco, River se ha sentido mejor, con mayor confianza y muy agradecida de tener una familia amorosa y de estar a salvo. 

Subir al auto de Bill ese día, fue la mejor decisión que pudo haber tomado River, aunque no sabía lo que pasaría, su vida cambió por completo y para siempre.