Skip to content

Perú abre Machu Picchu para un turista japonés tras 7 meses de espera

El japonés estaba esperando desde marzo para cumplir su sueño de conocer Machu Picchu. 

Jesse Takayama es un joven de 26 años originario de Nara, Japón y como millones de turistas en el mundo tuvo que cambiar sus planes de viaje gracias a la propagación del coronavirus. 

Originalmente, Jesse iba a visitar Perú por 3 días en marzo del 2020, enfocándose en conocer Machu Picchu que es uno de los atractivos turísticos más populares a nivel internacional ya que es considerado una de las Maravillas del Mundo Moderno y Patrimonio Mundial por la UNESCO.





 

Sin embargo, su sueño se vio interrumpido ya que el gobierno peruano decidió cerrar la ciudadela inca un día antes de su visita programada.

Con la incertidumbre que existía en ese momento en Perú y en el mundo en general, Jesse decidió esperar en la localidad de Aguas Calientes con la expectativa de que abran Machu Picchu. 

Lamentablemente, el tiempo pasaba y los días se convirtieron en meses de espera en los que estuvo varado por el cierre de fronteras que le impedían regresar a su país. Sin embargo, esto también significó una oportunidad muy especial para el japonés por el intercambio cultural que vivió al compartir con la comunidad e incluso dar clases de box a niños locales quienes se convirtieron en sus amigos durante la pandemia. 





 

Y aunque su experiencia era muy positiva, Jesse aún anhelaba poder conocer Machu Picchu ya que actualmente tiene su boleto de regreso a Japón para el 16 de octubre. 

Así que decidió contactar a una agencia de viajes de turismo local en Aguas Calientes y con la ayuda del Ministerio de Cultura de Perú, le concedieron un permiso especial para poder ingresar, lo cual significó un hito ya que pudo disfrutar del lugar para él solo. 





 

Únicamente estuvo acompañado por dos fotógrafos y por el director del Parque Arqueológico de Machu Picchu, José Bastante Abuaghua, quienes compartieron la hazaña del turista de poder visitar este sitio, que normalmente estaría lleno de turistas a su alrededor. 

El japonés mostró su agradecimiento con una publicación en Instagram diciendo “Pensé que nunca llegaría (a Machu Picchu), pero todos le pidieron al gobierno y al pueblo y me consiguieron un permiso súper especial. Los peruanos son taaaan amables. ¡Muchas gracias!”