Skip to content

Pidió el perfume favorito de su hijo fallecido y lo volvieron a fabricar por ella: “Lloraba sosteniendo el frasco”

“Ese era el perfume favorito de mi hijo. Solo lo usaba cuando venía a visitarme”, contó Doña Wanda, de 76 años. 

La pandemia de COVID-19 ha dejado más de 5.5 millones de fallecidos a nivel mundial y uno de los países más afectados ha sido Brasil, que se mantiene tercero en número de casos mundiales con más de 22.3 millones y segundo en número de fallecidos con cerca de 620.000. Una de estas personas que lamentablemente perdió la batalla contra esta enfermedad fue el brasileño Alexandre Terra, quien al fallecer dejó una profunda tristeza a su familia, especialmente a su mamá: Doña Wanda.






Tras el fallecimiento de su hijo en marzo de 2021, Doña Wanda, una pintora de 76 años, empezó a intentar sobrellevar la situación pero una de las pertenencias de su hijo que más le ayudaba a recordarlo era un perfume que él siempre utilizaba cuando la visitaba, porque sabía que a su mamá le gustaba mucho. Sin embargo, el último frasco de perfume que utilizó Alexandre estaba casi vacío, por lo que Doña Wanda estaba muy triste porque sabía que pronto se le acabaría.

Durante uno de los días que Doña Wanda estaba más triste por el perfume de su hijo, Karyne Leão, la hermana de su nuera, la visitó y se encontró con una escena que le partió el corazón puesto que vió a la pintora abrazada al frasco de perfume de su hijo mientras sus lágrimas corrían por su rostro. Ante esta situación, ella no dudó en ayudarla de alguna manera para que Doña Wanda pueda tener el recuerdo de su hijo por más tiempo.






“Fui a su casa con una misión que me partió el corazón: llevarme las pertenencias de mi cuñado Alexandre Terra, quien falleció el 4 de marzo por COVID, dejando a mi hermana viuda y a mi sobrina de 15 años huérfana de padre. Su casa amarilla, florida y fragante, pero vi a doña Wanda muy triste. Lloraba sosteniendo un frasco de perfume de O Boticário y ese frasco tenía menos de un dedo meñique de perfume… esa escena me conmovió profundamente, porque está claro que el dolor de la ida de su hijo había destrozado a doña Wanda, se ve, ese perfume era un tesoro para ella”, escribió Karyne en su cuenta de Instagram.

Karyne no se quedó con los brazos cruzados y decidió ir con Doña Wanda a la perfumería para comprarle algunos frascos del mismo perfume que utilizaba su hijo, pero lamentablemente se enteraron que la marca había dejado de fabricarlo. Ante esta situación, Doña Wanda le dijo a Karyne que atesoraría el frasco que ya tenía. “Necesito guardar este poquito de aquí para oler a mi hijo amado”, mencionó que le dijo en aquella salida.

Sin embargo, Karyne sentía en su corazón que podía hacer algo más por Doña Wanda, así que optó por contactar a O Boticário, les contó la historia y les solicitó si podían volver a fabricar ese perfume, aunque sea en una edición limitada, para que así Doña Wanda pueda adquirir unos frascos y sentir a su hijo difunto más cerca de ella. 





 


Afortunadamente, la perfumería aceptó de inmediato y el fundador de la marca le respondió lo siguiente: 

“Querida Doña Wanda, somos conscientes del significado que este perfume Annete tiene en sus recuerdos. Decidimos, con el apoyo de nuestro equipo de fábrica, hacer algunas unidades de esta fragancia, especialmente para usted. Quería contarle que Anette es mi primera hija y que el perfume fue creado en el momento de su nacimiento. Con mucho cariño, Miguel G. Krigsner. Fundador de O Boticário”.






De esta manera, Doña Wanda pudo obtener varios frascos del perfume que tanto le recuerda a cada ocasión que su hijo la visitaba para pasar las tardes juntos y Karyne, sintió una enorme satisfacción de haber hecho realidad uno de los más grandes anhelos de esta abuelita.

Sin duda una historia muy conmovedora.