Skip to content

Primera mujer indígena ‘de pollera’ se gradúa de azafata en Bolivia

Respetan su ropa tradicional.

La protagonista de esta historia es Shirley Condori una mujer indígena originaria de Bolivia quien recientemente culminó sus estudios en la escuela de aviación Jet Airways Academy y se convirtió en la primera mujer indígena de su país en convertirse en azafata.






La Dirección General de Aeronáutica Civil felicitó a la boliviana con un mensaje en redes sociales: “Shirley Condori Titto, mujer de pollera, madre y con espíritu de superación encendido, nos afirma que su sueño fue convertirse en tripulante de cabina y hoy 7 de abril lo cumplió, al obtener la licencia emitida por la #DGAC ¡Felicitaciones Shirley! Que tengas un despegue exitoso”.

Adicionalmente, la escuela de aviación Jet Airways Academy celebró el nombramiento oficial de Shirley como azafata y le deseó suerte en su nueva etapa laboral como tripulante de cabina en la empresa Ecojet en la que trabaja con mucho orgullo utilizando su ‘pollera’, la tradicional falda que utilizan las mujeres indígenas Quechuas y Aymaras en Bolivia. 






A través de una publicación en redes sociales, Jet Airways Academy mandó un afectuoso mensaje para la graduada “Felicitamos a nuestra alumna Shirley Condori, primera mujer de pollera en Bolivia, por haber obtenido su Licencia Oficial como Tripulante de Cabina DGAC. Nos complace el haber sido la institución elegida para su formación”.

Por otra parte, Miriam Julieta Huacani Zapana, quien también es una mujer indígena que utiliza orgullosamente su pollera en su cargo de viceministra de Igualdad de Oportunidades, mencionó sobre el logro de Shirley en su cuenta oficial de Facebook: “Felicito a la hermana Shirley Condori Titto, le auguro éxito en su desempeño y resalto el proceder inclusivo e intercultural de Boliviana de Aviación (BoA)”.






Finalmente, Shirley mencionó sobre su logro en una entrevista con el medio Página Siete Bolivia: “Mi consejo no es solamente para las mujeres de pollera, sino para todas. Todo se puede, absolutamente todo se puede. Gracias a Dios ahora vivimos otros tiempos y no nos debemos acomodar nosotras a la situación, por eso debemos superarnos, más cuando tenemos razones, motivos, que en mi caso han sido mis hijos, para luchar. No hay obstáculos para triunfar”.

¡Felicitaciones Shirley!