Skip to content

Reclusos se graduaron de bachillerato gracias a programa educativo en Colombia

91 personas de una cárcel en Bogotá se graduaron con éxito y lo celebraron vistiendo toga y birrete, en una ceremonia que les genera esperanza para el futuro. 

El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) de Colombia anunció el pasado 26 de noviembre de 2021 que 91 personas privadas de la libertad de la cárcel La Picota de Bogotá se graduaron del bachillerato tras cumplir con los estudios brindados gracias a un convenio interinstitucional entre el INPEC y la Secretaría de Educación Distrital.

INPEC





 

Adicionalmente, según informó el medio RCN Radio, todos los reclusos de la cárcel tuvieron la oportunidad de inscribirse y ser parte del programa, sin embargo para poder graduarse debían de demostrar su compromiso, asistiendo siempre a las clases y participar en ellas, ya que esta resolución tenía el objetivo de incentivar el aprendizaje y concentración de los estudiantes. 

Además, el medio de comunicación informó que el convenio buscaba que los reclusos, independiente del motivo por el cual estén privados de libertad, tengan la oportunidad de educarse y recibir su título de bachiller. 

Foto referencial





 

Por otra parte, el INPEC precisó que los estudiantes contaron con 11 profesores del Colegio Cristóbal Colón, quienes prestaron sus servicios profesionales durante el período de clases y finalmente 91 reclusos se graduaron exitosamente del programa. 

Uno de los recién graduados más motivados por esta oportunidad fue Rubén Ángel Santana de 40 años, quien comentó al medio RCN Radio que se siente muy orgulloso por su logro académico. “Llevo once años detenido, el consumo y la adicción me trajeron a este lugar en donde hoy estoy condenado a 16 años de prisión. Desde hace aproximadamente siete años dejé de consumir drogas y eso hace parte de mi proceso de resocialización que he vivido aquí, he hecho tres cursos básicos con el Sena y hoy recibo mi grado como bachiller académico”, comentó.

INPEC

Además, Rubén afirmó que durante el tiempo que ha estado privado de su libertad ha podido aprender de los errores que cometió en el pasado. “En la cárcel he cambiado mi forma de pensar y de hacer las cosas, a través de diferentes cursos quiero demostrarle al juez que sí existe el cambio”, agregó en la entrevista.

Por otra parte, Rubén mencionó que desea dejar una marca en la historia e inspirar a otras personas que están en situaciones similares a él y además le gustaría demostrar que no todos los presos son incorregibles. “Desde lo profundo de las rejas quiero trascender para mostrarle a la sociedad que en este lugar hay personas que somos útiles si nos dan una oportunidad”, concluyó.