Skip to content

Repartidor lleva a su mamá de 92 años a trabajar junto a él para poder cuidarla

Cai Yujun, modificó su motocicleta para llevar a su madre, de 92 años y con alzheimer, a entregar cada uno de sus pedidos.

El protagonista de esta historia es Cai Yujun, un hombre de 52 años originario de China, que trabaja como repartidor en la localidad de Sichuan al suroeste del país asiático y desde hace siete años realiza sus labores acompañado de su mamá, una adulta mayor de 92 años.





 

Todo comenzó cuando la mamá de Cai fue diagnosticada con la enfermedad de Alzheimer en el 2014 y ante la situación Cai y su esposa estaban decididos a hacer todo lo posible para ayudarla, sin embargo como los dos tienen trabajos y deben de cuidar de sus dos hijos, consideraron que la mejor opción sería llevar a la mujer en la motocicleta de trabajo de Cai para así poder cuidarla en todo momento.

Aunque las condiciones económicas de la familia no les permitió otra opción, Cai optó por adaptar la motocicleta para que su mamá pueda estar más cómoda durante la jornada de trabajo e implementó un asiento trasero más ancho y colocó pedales de madera para que ella pueda descansar sus pies. 





 

“Tan pronto como mi madre se sienta en la motocicleta, sus manos me abrazan con fuerza y su rostro se une ligeramente a mi chaleco”, comenta el hijo.

De esta manera, Cai y su mamá recorren las calles de la provincia de Sichuan realizando entregas y la mujer también acompaña a su hijo dentro de los establecimientos. “Mi madre de 92 años sufre de Alzheimer. ¿Cómo puedo estar seguro de dejarla sola en el pasillo?”, comenta. Además, el repartidor mencionó que se asegura de ayudar a su mamá en cada ascensor hasta llegar al punto exacto y entregan juntos los pedidos.






Por otra parte, Cai relató que cuando no tienen mucho movimiento en un día de trabajo realizan otras actividades juntos para divertirse e incluso se han hecho amigos en diversos puestos de comida.

“Mamá dedicó su vida a la familia, por lo que es natural ser responsable y cuidarla mientras esté cerca, sin importar lo difícil que se ponga”, concluyó.