Skip to content

Un hombre sin hogar le pidió dinero y ella le dio un empleo en su cafetería

Lavó los platos con orgullo y agradecimiento.

Esta historia ocurrió en el 2016 en la ciudad de Minneapolis en Estados Unidos, cuando una mujer brasileña llamada Cecia Abigail conoció a un hombre sin hogar que se acercó a su cafetería para solicitarle un poco de dinero y cuando ella le preguntó porque le hacía falta, él le respondió avergonzado que estuvo en la cárcel porque cometió algunos delitos pero al salir nadie lo quería contratar.






Posteriormente, el hombre le explicó que por su situación había optado por sobrevivir con las limosnas que recibía de las personas. Al conocer la historia, Cecia le respondió de manera amable que si deseaba trabajar para ella lavando los platos de la cafetería a cambio de un sueldo. Ante esto, la brasileña relató que “los ojos del hombre se abrieron de par en par y sonrió diciendo que estaba dispuesto a hacer cualquier cosa por un poco de dinero”.

De inmediato, Marcus, el hombre sin hogar, entró al establecimiento y empezó a trabajar con mucha dedicación en agradecimiento por la oportunidad que había recibido. Y es que además de pasar por muchas dificultades por vivir en la calle, las personas sin hogar también sufren de discriminación, humillaciones y prejuicios por lo que en la mayoría de los casos, no encuentran trabajo fácilmente.





 

Después de más de 2 semanas de que Cecia le ofreció el trabajo a Marcus, la historia fue difundida por medios locales y la brasileña contó que él siempre llega muy puntual para su jornada laboral y que se empeña mucho en hacer las cosas bien. Además, relató que cuando recibe su sueldo, Marcus compra un plato de comida en la misma cafetería, ya que manifestó que poder pagar por comida lo hace sentir bien.

Adicionalmente, Cecia publicó en sus redes sociales animando a que otras personas le den la mano al prójimo cuando puedan y pidió a sus lectores que “hagan el bien para alguien hoy, y no lo juzguen sólo por estar pidiendo dinero, porque no conocemos su situación… algunos merecen otra oportunidad”.





 

Sin duda una maravillosa historia inspiradora con una gran ejemplo de ayuda a los más necesitados.