Skip to content

Agricultores nigerianos ganan un caso histórico contra Shell por daños petroleros

Después de 13 años en juicio, el tribunal le dio la victoria a los agricultores.

Tras un juicio de 13 años, finalmente un tribunal holandés ordenó a la empresa Shell Nigeria que indemnizara a cuatro agricultores nigerianos quienes sufrieron las graves consecuencias de la contaminación de tierras por grandes derrames de petróleo.





 

De esta manera, Shell Nigeria debe compensar a los agricultores de las aldeas de Goi y Oruma que en el 2004 y 2005 fueron contaminadas por los derrames de petróleo provocando enormes pérdidas y afectaciones para la comunidad. Adicionalmente, el tribunal precisó que las tierras no fueron limpiadas lo suficiente como lo había manifestado Shell. 

Por otra parte, el tribunal de apelaciones también dictaminó que la empresa matriz de Shell, Total Dutch Shell, y su subsidiaria, deben instalar equipos de advertencia en sus tuberías en Oruma ya que si ocurre otro derrame de petróleo, la localidad tendría menos daño ambiental con esta implementación.






Ante la difusión de la decisión del tribunal, Donald Pols, Director de Amigos de la Tierra en los Países Bajos y quien apoyó la causa de los agricultores, declaró que “Esta es una fantástica noticia para el medio ambiente y las personas que viven en los países en desarrollo. Significa que las personas en los países en desarrollo pueden enfrentarse a las multinacionales que les hacen daño”. 

Y es que a pesar de que el juicio inició en el 2008, la denuncia de los agricultores sólo comenzó a avanzar seriamente en el año 2015 después de que el tribunal de apelaciones de La Haya dictaminó que los tribunales holandeses tienen jurisdicción sobre este caso.

Channa Samkalden, abogada de agricultores nigerianos y Donald Pols, director de Milieudefensie, reaccionan al salir de un tribunal de apelaciones holandés después del veredicto.





Por su parte, Eric Doo uno de los agricultores del juicio mencionó que “Finalmente hay algo de justicia para el pueblo nigeriano que sufre las consecuencias del petróleo de Shell. Este veredicto trae esperanza para el futuro de las personas del Delta del Níger”.