Skip to content

Ciudad de México inicia 2021 con prohibición de plásticos de un solo uso

Una medida importante para ayudar a hacer de la metrópoli una ciudad más sostenible.

El Gobierno de la Ciudad de México puso en efecto la disposición de ampliar la prohibición de plásticos de un solo uso, a partir del 1 de enero del 2021 con una normativa que establece que: “está prohibida la comercialización, distribución y entrega de productos de plástico de un solo uso“.





 

En la disposición del Gobierno local se incluyeron los siguientes tipos de plástico de un solo uso: platos, cucharas, tenedores, cuchillos, palillos mezcladores, popotes, cápsulas de café, charolas para transportar alimentos, globos, vasos, tapas de vasos, bastoncillos para hisopos de algodón y aplicadores de tampones. De estos artículos se especificó que son aquellos: “fabricados total o parcialmente de plásticos, diseñados para su desecho después de un solo uso, excepto que sean compostables”.

De esta manera, el Gobierno de la metrópolis busca disminuir el consumo y la comercialización de plásticos no biodegradables con aras de convertir a Ciudad de México en una localidad más sustentable.





 

Y es que la Secretaría de Medio Ambiente (SEDEMA) de esta ciudad ha emprendido un plan más sustentable desde el cambio en la legislación en el 2020 cuando entró en vigor la prohibición de la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico en los establecimientos de la Ciudad de México.

Estas medidas han tenido buena aceptación por los representantes de organizaciones ambientales tal como lo manifestó Ornela Garelli, especialista en consumo responsable y cambio climático de Greenpeace, en una entrevista con EFEVERDE: “Es una buena medida, que no solamente es aplicable aún en tiempos de pandemia, sino deseable que se aplique. Para ser efectiva, la medida requiere el apoyo de la ciudadanía ya que las prohibiciones más allá de evitar que podamos adquirir, comprar o aceptar estos productos, nos invitan a transformar nuestros hábitos de consumo y transitar hacia estilos de vida sustentables“. 





 

La especialista recalcó que aunque esta disposición va dirigida a las empresas y los comercios que venden o distribuyen plásticos, la ciudadanía también tiene un rol fundamental ya que: “Somos los consumidores los que estamos en el centro de este problema. Además tenemos un papel muy importante en lograr que en efecto se aplique la prohibición y las personas pueden ayudar a llevar a cabo esta transición mediante el uso de productos reutilizables”.

Sin duda este paso es muy importante para la Ciudad de México con gran potencial para generar un impacto positivo en sus habitantes.