Skip to content

Diseñador desarrolla curiosos envases de ramen libres de plástico

El empaque se disuelve en agua caliente y es 100% comestible.

Los empaques para conservar alimentos son realmente necesarios, pero solo necesitamos echar un vistazo rápido a los estantes del supermercado para saber que algunas cosas son realmente exageraciones. El abuso en el uso del plástico ha sido uno de los villanos más grandes del medio ambiente, por lo que no es novedad que diseñadores como Holly Grounds estén buscando soluciones sostenibles para empaquetar alimentos sin perjudicar al medio ambiente.

Inspirada por los estudiantes, que consumen ramen o sopas instantáneas con frecuencia, desarrolló un empaque 100% libre de plástico que se disuelve en agua caliente y que no es perjudicial para la salud.





Grounds, estudió diseño de producto en la Universidad Ravensbourne de Londres y comenta que sintió la obligación de desarrollar un ‘’paquete de pasta soluble’’, después de darse cuenta de las consecuencias ambientales duraderas de una comida tan rápida y fácil.

El embalaje esta hecho de una especie de película similar al plástico pero comestible y templada, que permite que todos disfruten de comidas rápidas sin generar desperdicios y daños al medio ambiente.





“En el mundo actual de fideos instantáneos de ramen, generalmente hay más plástico que fideos. El producto se puede cocinar y consumir en menos de 10 minutos, pero el empaque puede demorar 8 décadas en descomponerse ”, recuerda la diseñadora en su sitio web.

Su embalaje biodegradable es realmente estable como para evitar que la pasta se eche a perder, y lo mejor es que la película se derrite volviéndose parte del caldo. Según Grounds, su empaque está hecho de una mezcla de almidón de patata, glicerina y agua con una mezcla de especias.





La invención de Grounds fue presentada en el Festival de Diseño Virtual Dezeen en junio y recibió numerosos elogios. A partir de ahora, está esperando que los patrocinadores comiencen a producir en masa este empaque, que además de ser ecológico, hace la vida de los amantes del ramen más práctica y con una huella más verde.