Skip to content

En Nigeria construyen casas con botellas rellenas de tierra resistentes a terremotos y balas

Una alternativa de construcción con grandes beneficios sociales, económicos y ambientales.

El uso de botellas para construcciones ha surgido como una alternativa para utilizar estos artículos que en muchas ocasiones terminan en los vertederos afectando al medio ambiente, para crear eco-ladrillos que funcionan como los ladrillos tradicionales, para hacer estructuras de viviendas y otras edificaciones con botellas de PET para las estructuras y botellas de vidrio para generar luminosidades y efectos de colores en muros.






Este sistema se ha implementado en diversas partes del mundo como Nigeria, donde se recolectan toneladas de botellas PET y las rellenan con diversos elementos como tierra, arena, escombros finos y bolsas de plástico, las sellan y unen con cuerdas o nylon para formar una red y posteriormente se incorporan para armar estructuras utilizando una mezcla a base de tierra, arcilla, aserrín y cemento, que permite dar mayor firmeza y duración.

De esta manera, se han realizado diversas casas y refugios para ayudar a personas de escasos recursos, construyendo viviendas con estructuras muy resistentes, con buen aislamiento térmico, económicas y eco amigables. Regularmente, estas construcciones se realizan con el apoyo de organizaciones benéficas y por donaciones de ecologistas que desean ayudar con proyectos sociales y ambientales.





 

Un ejemplo de esto ocurrió en el pueblo de Sabon Yelwa al norte de Nigeria, donde se construyeron varias viviendas hechas con materiales reciclados en terrenos donados por un empresario y ecologista griego, para ayudar a solucionar los problemas de los vertederos. Para esto, se reciclan aproximadamente 8000 botellas de plástico para cada vivienda y al colocar la capa aislante de tierra, se convierte en una excelente alternativa para mantener una temperatura agradable dentro de los hogares, adaptándose al clima cálido de Nigeria.

Adicionalmente, las casas son equipadas para que funcionen con energía solar y promueven otras medidas sustentables como utilizar estufas de cocción limpia de bajo consumo de combustible, así como tanques de purificación de agua, para que la comunidad participe de manera activa con acciones más amigables con el medio ambiente.





 

De esta manera, las casas y demás edificaciones elaboradas con materiales reciclados, están revolucionando las construcciones sustentables y además de todos los beneficios sociales, económicos y ambientales, también son muy eficientes ya que son 20 veces más resistentes que los ladrillos y pueden resistir terremotos y hasta balas.

Por otra parte, como estos proyectos involucran a las mismas comunidades a través del reciclaje de los desechos y su participación en las construcciones, también fomenta el sentido de pertenencia y orgullo al ser parte de todo el proceso, obteniendo grandes resultados.