Skip to content

Joven inventó una secadora de ropa que ahorra 60% de electricidad

Es una alternativa muy práctica y más amigable con el ambiente.

Mark Boda es un joven irlandés que durante sus estudios en la Universidad de Limerick desarrolló un aparato llamado: ‘OmniDryer’, el cual funciona como una alternativa a los secadores de ropa tradicionales, que permite que la ropa húmeda se seque con tan solo 48 watts por ciclo, utilizando 60% menos energía eléctrica que los aparatos convencionales.






El joven buscaba encontrar una manera de crear un aparato que sea más eficiente y requiera menos energía para secar la ropa, ya que en las últimas décadas muchas personas han optado por comprar secadores de ropa por su practicidad, o porque no cuentan con espacio para colgarla o porque las condiciones climáticas del sitio que viven no son las adecuadas para secar la ropa al aire libre y aunque los secadores de ropa modernos han optimizado algunas de sus funciones, el gasto anual de energía por el uso de estos aparatos continúa siendo muy alto, como en Estados Unidos que durante el 2020 gastaron 4 mil millones dólares en electricidad para secar ropa.

Por otra parte, Mark explicó a la organización James Dyson Award, que los aparatos de secado tradicionales tienen otro problema porque degradan las telas: “tiramos las prendas lavadas en un aparato caro, ruidoso y grande que prácticamente cocina nuestra ropa, generando que las telas se desgasten, encojan y alteren las fibras innecesariamente”.






Después de mucha investigación, Mark desarrolló OmniDryer un método alternativo de secado que no arruga, ni deforma la ropa y que utiliza una tecnología de evaporación rápida que tiene la capacidad de secar una carga de ropa típica, en cuatro horas utilizando menos de 1 centavo de electricidad.

Adicionalmente, Mark diseñó el OmniDryer imitando el proceso natural de secado al aire libre y explicó para la organización James Dyson Award que su alternativa utiliza “Dos ventiladores sin escobillas introducen aire en el núcleo seco. Este flujo de aire constante se ventila en la tela, lo que permite un secado rápido sin necesidad de crear energía térmica. Al colgar la ropa, se bloquea el flujo de aire fuera de la unidad y como resultado, el aire fluye a través de la ropa mojada”.





 

De esta manera, el uso del OmniDryer se convierte en una alternativa más práctica, ya que las personas pueden colocar la ropa en los colgadores y una vez que termine el secado están listos para llevarlos a los armarios. Por otra parte, el diseño del OmniDryer es muy silencioso y su tamaño es ideal para espacios pequeños. Además, al requerir menos energía para su funcionamiento que las alternativas tradicionales, ayuda a reducir nuestra huella de carbono.