Skip to content

Los atrapanieblas permiten extraer 10.000 litros de agua al día incluso en zonas desérticas

Este sistema se ha utilizado con éxito en Ecuador, Perú, Chile y en algunos países de África.

Los atrapanieblas son un curioso sistema que se han implementado eficazmente en varios países de África y América del Sur para aprovechar el vapor de agua que se genera en estas regiones, para almacenar las gotas de agua que se quedan atrapadas en las mallas de las estructuras de los atrapanieblas.






Este sistema se empezó a popularizar en diversas regiones del mundo, ya que surgió la necesidad de encontrar una manera de obtener agua en sitios donde existen períodos largos de sequías o donde no se encuentra agua superficial ni subterránea. De esta manera, los pobladores pueden utilizar el agua que captan en los atrapanieblas para el consumo humano y diversas actividades como la agricultura.

Para poder atrapar el agua de la niebla, primero se instala el equipo y se utilizan varios instrumentos que se basan en la existencia de la lluvia horizontal, que se forman cuando hay suficiente humedad en la atmósfera y cuando chocan con una formación montañosa o inclusive con los árboles, para interceptar el agua de la niebla que se acumula en forma de gotas que luego precipitan al suelo.






Este mismo proceso de lluvia horizontal se puede observar con facilidad en los árboles ya que con frecuencia, se logra apreciar la presencia de agua en las hojas de las plantas, incluso cuando no ha habido una precipitación fuerte.

Uno de los países que más ha aprovechado este sistema es Perú, ya que por ejemplo en su capital Lima, llueve muy poco al año e incluso tiene el título oficial de ser la segunda ciudad más seca del mundo, puesto que sus precipitaciones no superan los 10 mm. Esta situación ha afectado enormemente al país inca sobre todo a las comunidades más pobres donde cerca de 2 millones de familias no tienen acceso al agua corriente.





 

Ante esta problemática en Lima, el ingeniero peruano Abel Cruz Gutiérrez, catalogado como un cazador de nubes, optó por promover el uso de atrapanieblas como una excelente alternativa que puede captar hasta 10.000 litros de agua al día. De esta manera, la población local se ha beneficiado con este sistema y utilizan el agua para plantar en zonas completamente áridas y tras cosechar pueden vender sus productos, fortaleciendo así sus finanzas personales.

Sin duda una gran alternativa para aprovechar los recursos de la naturaleza.