Skip to content

Pareja creó un santuario para abejas en la selva y están salvando miles de ellas

También realizan proyectos de sensibilización ambiental sobre el uso de pesticidas y sus efectos en los insectos polinizadores.

Los protagonistas de esta historia son Cinthya Callisaya Yujra, una apicultora y Eric Paredes, un veterinario de ingeniería zootécnica, que están realizando un magnífico trabajo en las montañas de los Yungas, al noreste de la ciudad de La Paz en Bolivia, para ayudar a proteger los hábitats naturales de las abejas de la deforestación ocasionada por los cultivos de hojas de coca.






Para esto, la pareja creó un santuario para abejas llamada “Las Orquídeas” y por más de una década han recolectado la mayor cantidad de panales de las laderas húmedas de los bosques y las han trasladado hacia su santuario para que puedan estar a salvo de la deforestación en una zona donde miles de hectáreas se están utilizando para la producción de monocultivos.

“Nuestras abejas están en constante peligro por las amenazas de la quema incontrolada de bosques y la extracción de madera. Aquí están desapareciendo muchas abejas y nos sentimos obligados a seguir trabajando por las abejas para rescatar estas especies”, explicaron en una entrevista.






Además, Eric precisó que la población de abejas se ha reducido a la mitad en esa zona del país andino, lo cual tiene graves consecuencias para el medio ambiente ya que “las abejas son increíblemente importantes para nuestro planeta… así que desde ese punto de vista, damos mayor importancia a lo que hacemos”

Por otra parte, Eric contó que el objetivo del refugio o ecoparque Las Orquídeas: “es que se convierta en una institución de investigación de abejas, para todas las abejas nativas sin aguijón y también para poder transmitir este conocimiento a diferentes regiones para que se valore más la especie. Nuestra misión es simplemente salvar a las abejas”.





 

Finalmente, la pareja mencionó que además de su labor recolectando y protegiendo los panales de abejas en el santuario, también realizan una labor de sensibilización con los agricultores locales, enfocada principalmente en los problemas del uso de pesticidas y lo nocivos que son para los polinizadores.