Skip to content

Científico descubre una población de osos de anteojos en los bosques secos de Bolivia

El oso de anteojos, es la única especie de oso que habita en Sudamérica.

Mauricio Peñaranda es un biólogo de la Universidad Francisco Xavier de Chuquisaca, en Bolivia, donde ha trabajado arduamente con investigaciones para proteger la biodiversidad de los Andes bolivianos y uno de sus más recientes descubrimientos es una pequeña población de osos de anteojos que habitan en los bosques secos del Área Natural de Manejo Integrado El Palmar, ubicado a pocas horas de Sucre, la capital de Bolivia.

Esta área protegida mantiene algunos de los valles interandinos mayor preservados de Bolivia, por lo que el hallazgo de esta población de osos de anteojos es muy importante para la comunidad científica. Al respecto, el investigador mencionó: “lo que es destacable sobre esta documentación de los osos del Palmar, es que nos hace pensar que es un remanente de una población que solía tener un ámbito de distribución más amplio en este tipo de ecosistemas. Al mismo tiempo, nos muestra la fragilidad de la especie (frente a la destrucción del hábitat)”.






Adicionalmente, el investigador mencionó que el ecosistema donde se encuentran estos osos de anteojos son bosques secos interandinos que en el pasado cubrían elevaciones entre 500- 3000 msnm en Bolivia y Perú, Y en su momento los bosques secos abarcaron cerca del 4% del territorio actual de Bolivia, sin embargo en las últimas décadas se ha perdido gran parte de ellos.

Por otra parte, el boliviano relató que el descubrimiento de esta población ocurrió de manera casual, ya que el se encontraba en El Palmar en búsqueda de otra especie amenazada: el puma (Puma concolor), sin embargo, mientras dialogaba con los lugareños le mencionaron a cerca de un animal llamado jucumari (vocablo quechua utilizado por la población local de El Palmar, para referirse a los osos de anteojos).






Ante este rumor, Peñaranda comenzó su investigación ya que la comunidad científica no conocía acerca de esa posibilidad y tampoco se había tenido ningún registro de osos de anteojos, también llamado oso andino, en la área protegida de El Palmar. 

Afortunadamente, el científico y sus compañeros lograron confirmar el rumor gracias a que una de sus cámaras trampa instalada para ver pumas, captó en fotografía a un oso de anteojos (Tremarctos ornatus). “La palabra que expresa lo que sentí sería ‘alegría’, durante mucho tiempo la gente nos había hablado del oso en el lugar, pero verlo en la foto fue diferente. Estábamos todos muy felices”, relató el investigador.






Tras continuar con la investigación, Peñaranda logró identificar que se trataba de una hembra y que además había un cachorro a su lado. Posteriormente, el equipo encontró más ejemplares y el boliviano explicó: “Los osos andinos tienen marcas alrededor de los ojos, la nariz y el cuello que son únicas en cada ejemplar. Mediante fotos y videos hemos identificado al menos 10 ejemplares diferentes, aunque suponemos que hay más”. 

Finalmente, el científico expresó que estima que la población total de osos de anteojos en la área protegida de El Palmar puede ser menos de 20, ya que hay que tomar en cuenta que esta especie normalmente habita en los bosques húmedos, sin embargo, haber encontrado a aquella pequeña población en los bosques secos de El Palmar son una buena noticia para la comunidad científica y esperan que el hallazgo pueda ayudar a entender mejor el comportamiento de esta especie.