Skip to content

Fotógrafo captura la belleza de los jardines de tulipanes en Holanda

El lugar parece un lugar mágico ya que no hay gente en todo el jardín.

Como uno de los jardines más famosos y hermosos del mundo, millones de personas acuden año con año al Keukenhof de Holanda. Los jardineros trabajan incansablemente para cultivar los 7 millones de bulbos que florecen cada primavera y prepararse para las multitudes que acuden a disfrutar de su belleza cuando el jardín se abre al público. Sin embargo, 2020 es un año como ningún otro. Con la pandemia de coronavirus que obliga al Keukenhof a permanecer cerrado al público, la gente se está perdiendo el espectáculo de estas flores. Afortunadamente, un fotógrafo pudo acceder para mostrarnos las impresionantes flores de Keukenhof.





El fotógrafo de paisajes holandés Albert Dros es un fanático de fotografiar tulipanes y otras flores locales, pero principalmente lo hace en la naturaleza. Fotografiar en el Keukenhof, que normalmente está lleno de turistas durante los dos meses que está abierto, puede ser complicado si quieres obtener buenas fotos de las flores sin gente. Entonces Dros aprovechó este momento extraño, cuando los jardineros todavía están trabajando para cuidar las flores, pero el público no puede entrar.





Después de hacer una llamada al Keukenhof y explicar su deseo de fotografiar las flores de este año, a Dros se le permitió el acceso privado a este famoso jardín . Durante un día entero exploró los terrenos, que se extienden por más de 79 acres, e inmortalizó las flores de este año. Desde los famosos ríos azules de jacintos hasta el icónico molino de viento de Keukenhof, fotografió todos los monumentos más emblemáticos del jardín.

Y qué espectáculo para la vista. Los colores vibrantes y los pétalos perfectos gritan la primavera. Este escaparate para la industria de las flores de Holanda sigue siendo fuerte, ya sea que las personas puedan verlo en persona o no. Para 2020, debemos nuestra visión del jardín al pensamiento laborioso de Dros y la voluntad del Keukenhof de abrir sus puertas, incluso si fuera solo para una persona.