Skip to content

6 Claves para manejar los berrinches de los niños de 2 a 6 años

¿Cómo enfrentar un berrinche de tu hijo y tener éxito?

Cuando tu hijo está en medio de un berrinche, puede ser difícil evitar que tengas tu propio colapso también. “Los berrinches son cosas terribles y desagradables, pero son un hecho de la infancia”, dice Ray Levy, PhD, psicólogo clínico con sede en Dallas y coautor de Try and Make Me! un libro de estrategias simples que apagan las rabietas y crean cooperación.

“Los niños pequeños, es decir, aquellos entre las edades de 1 y 4 años, aún no han desarrollado buenas habilidades de afrontamiento, en cambio tienden a perderla”. Cada berrinche, dice Levy, resulta de una cosa simple: no obtener lo que quiere. “Para los niños entre 1 y 2 años, las rabietas a menudo surgen al tratar de comunicarse con la necesidad de más leche, al cambio de pañales, eso es todo, pero no tener las habilidades lingüísticas para hacerlo”, dice Levy. “Se sienten frustrados cuando no respondes a lo que dicen y tiran para encajar”. Para los niños mayores, las rabietas son más una lucha de poder. “Para cuando los niños tienen 3 o 4 años, se han vuelto más autónomos”, agrega Levy. “Son conscientes de sus necesidades y deseos, y quieren hacerles valer más”.





Entonces, ¿cómo puedes detener estos arrebatos?

Reserve tiempo de juego regular con su niño en edad preescolar. Permítale tomar la iniciativa en la elección de la actividad y prestarle toda su atención. Tener esa experiencia positiva compartida le dará a su hijo una mejor base para calmarse la próxima vez que se moleste. Busque oportunidades para señalar sus buenos comportamientos, incluso los pequeños. Cuanto más favorable sea la atención que recibe por un comportamiento deseado, más probable es que lo vuelva a hacer. También puede modelar formas saludables de manejar la frustración en el calor del momento, como respirar profundamente.

No trates de calmarlo
Ignóralo a menos que se esté poniendo físicamente en peligro a sí mismo o a otros. Al quitar su atención por completo, no reforzará su comportamiento indeseable. Salga de la habitación y programe un cronómetro durante unos minutos para controlarlo. Si su hijo comienza a golpear, patear, morder o tirar cosas durante un colapso, deténgalo inmediatamente y sáquelo de la situación. Deje en claro que lastimar a otros no es aceptable. Quite un privilegio y póngalo en un tiempo de espera si es necesario. Pero no uses mucho estos tiempos de espera por comportamiento dañino, cuanto más los uses, menos efectivos serán.





Cuanto más fuerte grita, más suave deberías hablar
Su hijo terminará igualando su volumen porque, en última instancia, quiere comprometerse con usted. Recordar que se siente frustrado o triste puede ayudarte a mantener la calma. Si la pierde en el cine o en otro lugar público, llévelo afuera. Trate de ofrecerle la opción de sentarse en un banco o en el auto mientras el se sienta. Para algunos niños, tener opciones como estas puede ayudar, especialmente si la falta de control es la razón detrás de la explosión.

Después de la rabieta, siga con la demanda original que comenzó el ajuste en primer lugar.
Si su hijo se enojó porque le dijiste que recogiera un juguete, todavía debería levantarlo cuando esté tranquilo. Si se salió de los rieles porque dijiste que no podía comer una galleta, no le des la galleta después de que cesen las lágrimas. Una vez que su hijo siga a través y levante el juguete, elógielo. Después de todo, ese es el comportamiento positivo que quiere que ella recuerde y repita.

Entender por qué ellos reacciona tan fuertemente
Su niño en edad preescolar finalmente puede usar palabras para decirle lo que necesita o quiere, pero eso no significa que sus berrinches hayan terminado. Todavía está aprendiendo a manejar sus emociones, por lo que un pequeño desacuerdo puede convertirse rápidamente en un ataque total. Debido a que su hijo también valora su creciente independencia, la necesidad de su ayuda puede ser frustrante. Puede perderla cuando intenta una tarea desafiante, como atarse los zapatos y darse cuenta de que no puede hacerlo solo. Si bien los berrinches pueden comenzar con la ira, a menudo están arraigadas en la tristeza. Los niños pueden perderse en lo grande e injusta que parece una situación, y es difícil ver la luz al final del túnel.

La disciplina con amor incluye mantener la calma a la hora de hablarle, de lo contrario, todos, incluidos niños y padres, entrarán en una lucha de poder. Los más pequeños recurren a todo tipo de rabieta para llamar la atención de quienes lo rodean.





No te dejes manipular
No le des a tu hijo lo que pide. Tiene que entender que su petición es inaceptable. Déjale que grite y llore en un lugar seguro. Se cansará y se calmará. Ten paciencia y constancia. No caigas en agresiones físicas contra él o ella. Si pasa por tu mente, salte a respirar y regresa luego. Póngase de acuerdo con su niñera, maestra de la escuela u otra persona que lo cuide para que manejen los berrinches con la misma técnica que utilizas. Si tú como su mamá decides una cosa y otro adulto la anula, el niño entenderá que contigo puede montar un “show”.