Skip to content

9 fotos que muestran los signos más comunes del cáncer de mama

Recuerda realizarte auto-exploraciones constantes y chequeos médicos al menos una vez al año.

Aproximadamente 1 de cada 8 mujeres estadounidenses (aproximadamente el 12%) desarrollará cáncer de mama invasivo a lo largo de su vida, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer. En 2020, se espera que se diagnostiquen 276,480 nuevos casos de cáncer de mama invasivo en mujeres en los EE. UU. Además, en enero de 2020, más de 3,5 millones de mujeres estadounidenses tenían antecedentes de cáncer de mama.

Las cifras son realmente aterradoras, pero la buena noticia es que cuando el cáncer de mama se detecta temprano y se encuentra en una etapa localizada, la tasa de supervivencia relativa a 5 años es del 99%. Es por eso que hacerse chequeos y pruebas de detección regulares puede salvarle la vida.

Medical News Today ha publicado una guía de 9 de los signos más comunes de cáncer de mama, y ha revelado que no solo hay que buscar un bulto en la mama. Y Twitter se ha incorporado para difundir la conciencia. Después de que el usuario @TheOlajumoke retuiteó el infograma , estalló en las redes sociales con 210.5K retweets y 143.9K me gusta, ¡y contando!





Recuerde que un chequeo profesional para determinar si es una condición cancerosa o no cancerosa nunca es demasiado pronto pero sí puede ser demasiado tarde.

Quizás el síntoma más reconocido del cáncer de mama es un bulto o masa en el tejido mamario. Si bien muchas mujeres acuden al médico después de encontrar un bulto, todas las mujeres también deben estar al tanto de otros cambios en el seno o el pezón que podrían indicar la presencia de esta enfermedad debilitante. Si se detecta en su etapa inicial, el cáncer de mama se puede curar más fácilmente.

La secreción del pezón puede ser uno de los signos de cáncer de mama; sin embargo, es normal que las personas que están amamantando tengan una secreción lechosa de los pezones. En algunos casos, la secreción del pezón puede ser cancerosa y una persona debe buscar atención médica si observa un tipo de secreción delgada o espesa que puede variar en color de lechoso a amarillo, verde y rojo.





Otras posibles razones para la secreción del pezón pueden ser: infecciones mamarias, efectos secundarios de los anticonceptivos y ciertos medicamentos, ciertas afecciones médicas como la enfermedad de la tiroides y variaciones en la fisiología corporal.

En algunas ocasiones, la formación de hoyuelos en la piel puede ser un signo de cáncer de mama inflamatorio porque las células cancerosas provocan una acumulación de líquido linfático en la mama que provoca hinchazón, formación de hoyuelos o picaduras en la piel. Si nota alguno de estos síntomas, debe buscar atención médica de inmediato.

El dolor inusual de los senos o los pezones se encuentra entre los síntomas del cáncer de mama invasivo, y la persona debe buscar asesoramiento médico.

La retracción del pezón, que también se puede llamar inversión del pezón, pezón invaginado o pezón invertido, es el nombre que se le da cuando la punta del seno se vuelve hacia adentro o se invierte. La afección puede ser el resultado de una inflamación o cicatrización del tejido detrás del pezón y puede ser causada por numerosas afecciones, siendo el cáncer de mama una de ellas.





Si una persona no ha experimentado un trauma reciente en el seno pero nota cambios obvios en el color de la piel del seno, debe buscar atención médica de inmediato.

Según Medical News Today, si una célula cancerosa abandona la mama, el primer lugar al que viaja es la región de los ganglios linfáticos de la axila en el mismo lado que la mama afectada. Esto puede provocar hinchazón en esta área. La hinchazón también se puede sentir alrededor de la clavícula. Estos bultos hinchados pueden ser sensibles al tacto, firmes y pequeños.





El cáncer de mama puede ser la causa de una hinchazón repentina de toda la mama o de un área de ella. También puede haber un bulto distinto después de esta hinchazón.





Cuanto antes encuentre la enfermedad, más fácil será tratarla. Las mamografías, una radiografía de la mama, pueden mostrar tumores antes de que crezcan lo suficiente como para palparlos. La Sociedad Estadounidense del Cáncer dice que las mujeres de 45 a 54 años con un nivel de riesgo promedio deben hacerse una mamografía anual. A partir de los 55 años, las mamografías se pueden realizar cada 2 años.





Otra cosa importante a tener en cuenta es que muchas otras afecciones benignas podrían ser la causa de estos síntomas. Por ejemplo , los cambios en la textura de la piel de la mama pueden deberse a una afección cutánea como el eccema, y la inflamación de los ganglios linfáticos puede deberse a una infección en la mama u otra enfermedad no relacionada. En caso de duda, consulte siempre a un médico para una evaluación profesional si los cambios que notó son motivo de preocupación.

Lo más importante es que todas las mujeres deben examinarse los senos una vez al mes como parte de una rutina de salud mensual. Siempre debe estar atento a cualquier cambio que ocurra en sus senos y pezones, y buscar atención médica inmediatamente antes de que sea demasiado tarde.