Skip to content

Escocia está muy cerca de ser el primer país en proporcionar productos de higiene femenina gratis

Un ejemplo que deberían seguir más países.

Diariamente más de 800 millones de mujeres menstrúan en el mundo. Desafortunadamente, no todas tienen la oportunidad de obtener los productos necesarios para atender sus necesidades biológicas.

La “pobreza menstrual” es la falta de acceso a productos sanitarios, educación sobre higiene menstrual, baños, instalaciones e lavado de manos y gestión de los desechos.

En el Reino Unido, se estima que el 10% de las mujeres no ha podido comprar productos menstruales. Este porcentaje aumenta de manera significativa en países en desarrollo como Nepal, Bangladesh o la India, donde, según el Ministerio de Salud del país, solo el 12% de las mujeres tienen acceso a productos sanitarios.






Esta situación es un problema grave ya que una mala higiene menstrual puede causar riesgos para la salud física y tiene relación con infecciones del tracto urinario y problemas de salud reproductiva, según lo señalado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Para solucionar esta problemática, Escocia reparte de manera gratuita toallas y tampones a estudiantes de todos los niveles escolares desde 2018. Esta medida ha tenido un gran impacto en la vida de jóvenes quienes tenían conflicto cada mes para acceder a productos sanitarios adecuados.

Ahora, el Proyecto de Ley de Productos de Periodo fue presentado por la política Monica Lennon, con el objetivo de que el gobierno escocés garantice que los productos de higiene femenina estén disponibles de forma gratuita para cualquier mujer que los necesite.






El parlamento escocés aprobó la propuesta de ley en primera etapa. Si el proyecto se convierte en ley, Escocia se convertiría en el primer país del mundo en ofrecer productos de higiene menstrual gratuitos.

“Estos no son artículos de lujo. De hecho, son esenciales y nadie en Escocia debería tener que ir sin productos sanitarios”, dijo la legisladora escocesa Monica Lennon.

Esta propuesta busca acabar con las dificultades que sufren las mujeres y espera ser un ejemplo para todo el mundo y así motivar a los gobiernos de otros países para que tomen medidas similares ante esta problemática.