Skip to content

Inglaterra le declara la guerra a la comida chatarra y pone el ejemplo al mundo

La crisis del coronavirus evidenció los daños que causan estos alimentos. 

El Primer Ministro británico, Boris Johnson, reconoció que la obesidad aumenta el riesgo de enfermedades graves y de muerte por coronavirus. La pandemia exhibió la mala condición de salud en la que se encuentran sus habitantes por consecuencia de décadas de mala alimentación. 





Boris Johnson se convirtió en el gran protagonista de la campaña del gobierno inglés destinada a acabar con la obesidad en el Reino Unido. El Primer Ministro británico busca inspirar a los ciudadanos a hacer más ejercicio y alimentarse de forma sana, además, en un video publicado en su página de Twitter, el político anunció que la publicidad televisiva de comida chatarra quedaba vetada a¿hasta las 9 de la noche. 

Asimismo, Johnson confesó que tenía mucho sobrepeso cuando padeció COVID-19 el pasado mes de abril. La obesidad es considerado como un factor de riesgo ante enfermedades como el coronavirus. 





“Los productos con alto contenido en grasas, sal y azúcar deberán ser desplazados de las estanterías más prominentes de los comercios y de las ubicadas junto a las cajas de pago, entre otras medidas”, comentó. 

En un informe publicado por el servicio de Salud Pública de Inglaterra (PHE), se advierte que el sobrepeso y la obesidad aumentan de manera considerable el riesgo de hospitalización y muerte por el COVID-19.





Además, el gobierno implementó otras medidas como eliminar las estanterías con ciertos productos situados en las cajas de pago de supermercado, así como las ofertas del tipo ‘dos por uno’ de alimentos insanos. 

Estas medidas buscan reducir el consumo de alimentos chatarra que afectan tanto al cuerpo. Ojalá más países sigan el ejemplo de Inglaterra para reducir la obesidad y el sobrepeso en todo el mundo.