Skip to content

Diseñadora crea una alternativa a los envases de plástico a base de algas

Chilena crea con éxito una alternativa ecológica para los envases de alimentos que se degrada entre 2-4 meses. 

Margarita Talep es una diseñadora proveniente de Chile quien ha desarrollado un proyecto para ofrecer una alternativa al uso de plásticos que tanto daño ocasionan a la Tierra, por uno sustentable y biodegradable que se realiza a partir de las algas.

Su proyecto comprende envases para alimentos muy similares a los que tradicionalmente se utilizan en la actualidad, con la particularidad de que estos se descomponen entre dos a tres meses en climas cálidos y entre tres a cuatro meses en el caso de climas fríos.




La diseñadora de estos envases ecológicos obtiene la materia prima principal a partir de las algas y utiliza una mezcla que está compuesta por un aditivo, un plastificante y un polímero. Estos elementos se utilizan en proporciones distintas dependiendo de la consistencia que se requiere para el empaque final.
El proceso inicia con la extracción de una sustancia polisacárida gelatinosa a partir de las algas rojas en ebullición. Posteriormente, se agrega agua que sirve como un plastificante y tintes naturales que se obtienen principalmente con tintes naturales que sirven para otorgarle un color suave.




Una vez que se ha mezclado todo, se calienta a una temperatura de 80 °C y posteriormente Margarita vierte el resultado en un molde en la que se deja reposar hasta que la mezcla tenga una temperatura aproximada de 20°C o menos, en la que se convierte en un gel. Y tras un proceso de secado se obtiene el envase final.
Además, Margarita destacó que con este mismo concepto se pueden realizar cucharas y popotes biodegradables, ya que el agar agar es un ingrediente muy versátil lo cual permite variar las proporciones de la mezcla según la rigidez y flexibilidad que se necesite.




Con su proyecto Margarita busca promover prácticas ecológicas como alternativa al uso de plásticos que sin duda ofrecen una increíble alternativa para la sustentabilidad en los empaques de alimentos que son una de las principales fuentes de desperdicio de plástico de un sólo uso.