Skip to content

Durante la pandemia de 1918 existió una liga anti-máscaras que cobró miles de vidas

El número de muertes llegó a 675,000 en todo Estados Unidos y todo por no seguir los protocolos.

El mundo ha vivido diferentes pandemias, unas más fuertes que otras pero en 1918, una pandemia de gripe se extendió por los Estados Unidos y el uso de mascarillas de gasa se convirtió en algo fundamental en la batalla contra el virus. Pero, como en la actual pandemia de coronavirus, los artículos de protección facial también han alimentado la división política y el escepticismo. En ese momento, las autoridades médicas pidieron el uso de máscaras para ayudar a combatir la propagación de la enfermedad y, al igual que ahora muchos se resistieron.





Como dice el informe del New York Times , la Liga Antimáscara , como se la conoció, no se dejó intimidar por las miles de muertes ocurridas entre 1918 y 1919 a causa del virus; por lo contrario. Según el diario estadounidense, las máscaras fueron vistas como un símbolo de exageración por parte del gobierno y sirvieron como chivo expiatorio para la promoción de protestas, peticiones y otras formas de resistencia al uso del aparato de protección personal.

El movimiento surgió luego de la reinstitución del decreto de la Junta de Supervisores de San Francisco, en California, que, a partir del 17 de diciembre de 1918, decretó el regreso del uso de máscaras. La decisión se tomó luego de la noticia del incremento en el número de muertes, que se extendió hasta principios del año siguiente con 1.800 nuevos casos de influenza y 101 muertes en los primeros días de enero.





La liga estaba dirigida por una mujer, EJ Harrington, abogada, activista social y opositora política del alcalde, James Rolph. Aproximadamente media docena de otras mujeres ocupaban puestos de responsabilidad con ella. También se unieron ocho hombres, algunos de ellos en representación de sindicatos, junto con dos miembros del consejo de supervisión que votaron en contra de las máscaras.

El 25 de enero de 1919, la liga celebró su primera reunión organizativa, abierta al público en Dreamland Rink en San Francisco, donde se reunió en defensa de la derogación de la ley de máscaras y a favor de los despidos del alcalde y funcionarios de salud.





Entre las quejas del grupo estaba la falta de evidencia científica de que las máscaras realmente funcionaran y la idea de que obligar a las personas a usar las guardas de tela era inconstitucional.

Según Brian Dolan, historiador médico de la Universidad de California, ubicada en San Francisco, la principal cuestión de los negadores en ese momento no tenía nada que ver con la Constitución. “No era un tema constitucional; era una cuestión de dinero ” , dice el médico, en una entrevista con el“ New York Times ”. Además del cierre de establecimientos comerciales, las multas para quienes no usaron mascarillas oscilaron entre $ 5 y $ 10 o podrían revertirse en hasta diez días de prisión.





El 27 de enero, la liga volvió a protestar, esta vez en una reunión de la Junta de Supervisores, pero el alcalde se mantuvo firme. Sin embargo, la derogación del decreto se produjo unos días después, el 1 de febrero, cuando el alcalde Rolph citó una reducción en el número de nuevas infecciones.

A finales de ese año surgió una nueva ola de gripe. El número de muertos llegó a 675.000 en todo el país, o 30 por cada 1.000 habitantes de San Francisco, lo que la convierte en una de las ciudades más afectadas por la enfermedad en Estados Unidos.

Para el Dr. Dolan, la historia de la Anti-Mascara League, que atrajo un interés renovado ahora en 2020, demuestra la desconexión entre la elección individual y la conformidad (científica) universal.